Editorial

enero 29, 2019

2019: año de la vergüenza

† Mons. Domingo Díaz Martínez Arzobispo de Tulancingo

La vergüenza es la turbación del ánimo que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida o por alguna acción deshonrosa y humillante; aprovechemos la vergüenza para ser una Iglesia más viva y activa.

Propuestas:

Primera: no nos dé vergüenza ir a Misa.

Segunda: no tengamos vergüenza de prestar un servicio en la parroquia.

Tercera: no sintamos vergüenza al defender la vida.

Cuarta: no dejemos de hacer oración por vergüenza.

Quinta: no nos cause vergüenza hablar de Dios.

Sexta: no nos dé vergüenza acercarnos a confesar.

Séptima: no tengamos vergüenza decir que somos católicos.

Octava: no sintamos vergüenza de hacer obras de caridad. Novena: no dejemos de participar en un grupo, movimiento o asociación, por vergüenza.

Décima: no dejemos de hacer el bien y evitar el mal, por pura vergüenza.

Para que la vergüenza le haga un bien a México, propongo:

Primero: sí nos dé vergüenza engañar al pueblo.

Segundo: sí nos dé vergüenza abusar de quien no sabe, no puede o de quien no tiene.

Tercero: sí nos cause vergüenza quedarnos con los bienes que no son nuestros.

Cuarto: sí nos dé vergüenza practicar la corrupción.

Quinto: sí sintamos vergüenza de cultivar y vender droga.

Sexto: sí nos dé vergüenza simular que hacemos el bien que en realidad no hacemos.

Séptimo: sí nos cause vergüenza engañar y maltratar a la mujer.

Octavo: sí nos avergoncemos ser causa de pobreza material, espiritual, moral o cultural.

Noveno: sí nos dé vergüenza querer ser lo que no somos.

Décimo: sí nos cause vergüenza ser cobardes para defender la vida y la familia. 2019: año de la vergüenza (leer Eclesiástico 41,14-27).

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *