Noticias

agosto 28, 2017

5 enseñanzas de nuestros abuelos

Por: Josué Luna Ordoñez / Colaborador

Sabemos que la ancianidad es una realidad, por ello vamos a mencionar algunos valores importantes que las personas de la tercera edad nos comparten, a manera de rememorar el Día del Abuelo, que se celebra el 28 de agosto

 1. Creen

Sí, creen en cosas de las que a veces nosotros no somos fans ni seguidores, cosas que ellos llaman “divinas” o que le dicen “Diosito”. Pero no sólo a eso quiero referir esta virtud, sino a que creen en la persona que tienen de frente y que les habla. Son capaces de creer sin evidencias, sin que les enseñes una selfie que te sacaste con un artista famoso, ellos creen en ti.

2.  Viven relax

Creo que debemos entenderlo bien, algunos le llaman templanza o autodominio, pero el punto es que son calmaditos… acá, leve, s-e-r-e-n-o. Ahora contemplan la vida desde una esquinita, y desde una memoria histórica comparten la riqueza de la experiencia. Seguramente algo podrían enseñarte, o enseñarnos.

 3. Son puro verbo

Comparten sus múltiples experiencias. Hay personas que no paran de hablar, y es que la vida no les alcanza para contar todas esas aventuras que cuando estaban más chavales pasaron: que del tren, que los caminos, que no había casas, que hicieron, que no hicieron, que conocieron no sé qué. En fin, infinidad de cosas tienen para acompañar a cualquiera que necesite palabras, o lo que es mejor, un consejo y tiempo para escuchar.

4. Se la saben

A todo abuelito le cuelga un montón de experiencia, ha vivido de todo, a ellos nadie les cuenta; el tiempo no lo han visto pasar en vano, ellos guardan un montón de conocimiento en la mente, el valor es la sabiduría.

5. Aguantan

Un buen de abuelitos saben esperar. Esperan a que los visiten, esperan a sus cuates de la juventud, parientes, esas personas que dan la caridad; esperan hasta que algún día un hijo les visite en su casita o asilo. Ellos esperan, y lo curioso es que esperan a pesar de no tener nadie quien les visite. Ojalá captes el mensaje.

¡No lo dejes para mañana!

Nuestra vida es intensa, pero hay momentos en los que debemos detenernos un poco, levantar la cara de la flamante pantalla táctil que nos encadena y admirar cosas que tiene mucho valor, incluso tanto como nuestro celular.

¿Qué sería de nuestra vida sin nuestro móvil? ¿Qué sería de nosotros sin la vida cool buen plan, de los antros? ¿Qué sería de la vida que llevas sin la energía juvenil de nuestra etapa? Pues seríamos ancianos, en el mejor de los casos, abuelitos.

Imagina que te digan anciano. ¡Oh! ¿Anciano yo? ¿Ruco yo? Seguramente utilizaríamos un mecanismo de defensa como la afirmación: ¡Seee! Soy un o una ancian@.

Inconscientemente nos defendemos porque nos parece inconcebible el ser ancianos en ese momento, y claro, de hecho no se es, pero por qué de manera inconsciente nos defendemos de algo que será nuestra realidad en un mañana, y que ese mañana a veces no es tan lejano.

Papa Francisco

«El anciano no es un extraterrestre. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente, aunque no pensemos en ello. Y, si no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros».

Más de esta celebración

  • Aunque en la mayoría de países latinoamericanos el Día del Abuelo se celebra el día 26 de julio, en nuestro país no ocurre así.
  • El festejo tiene una gran relación al catolicismo, pues coincide con la conmemoración de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesucristo.
  • En México, la celebración de los abuelos es el 28 de agosto, la cual fue instaurada en 1983.
  • Una nueva versión de los años 90′ se le atribuye al locutor de radio Edgar Gaytán, pues se dice que se instituyó gracias a que su programa de radio era dedicado a los adultos mayores.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *