JÓVENES

febrero 9, 2017

5 puntos que debes saber sobre el Día del Amor y la Amistad

Por: H. Esteban Carrasco Ibarra

Los límites se desdibujan donde prevalece la amistad

 ¿Qué es la amistad? Pregunta perenne como el amor. De esas que no se pueden responder con el concepto, pero sí con el contacto. Sólo la experiencia vivida en primera persona puede desvelar su misterio. La amistad consiste más bien en amar que en ser amado; la amistad es la cosa más necesaria en la vida, es una virtud o, como mínimo, va acompañada de virtud.

Se necesita paciencia

 Por más que queramos a los amigos, a veces también les debemos tener paciencia. Y ellos a nosotros. En la vida cristiana la paciencia es clave. Jesús nos tiene una paciencia infinita y nos pide que la tengamos también. Una paciencia llena de esperanza, porque está llena de confianza en Dios. No es sólo soportar estoicamente, es saber que de la mano del Señor todo va a salir bien. Me atrevería a decir que también le tenemos que tener paciencia a Jesús, que muchas veces nos cambia los planes que queríamos… ¡pero lo hace siempre para nuestro bien!

Demostrar el cariño

 O lo que es en realidad: amar. El afecto en la amistad no sólo es necesario, sino que también debo demostrarlo. Lo importante es lo que está detrás: amar a los demás. A veces lo hacemos sólo en nuestros términos, pero es importante que la otra persona se entere. En la vida cristiana el culmen es la caridad que debe llevarse a las obras, pues no basta amar en la mente o en las intenciones.

Tener interés

 Sea por la razón que sea no siempre nos acercamos a Dios con la más pura de las intenciones. Tengo amigos que se encontraron con Cristo porque asistieron a un encuentro de jóvenes católicos con el interés de conocer a una chica. La gran mayoría de amistades se inició con un encuentro entre desconocidos, del cual quedó un interés por algo más. Nosotros nunca hemos sido un desconocido para Dios, pero quizás sí lo fue Él para nosotros, hasta que hubo un primer encuentro en que algo en Él nos cautivó… Una primera atracción, una curiosidad por un misterio que apareció delante de nosotros.

Entre cristianos es importante

 Jesús buscó y facilitó la amistad a todos aquellos que encontró por los caminos de Palestina. Aprovechaba siempre el diálogo para llegar al fondo de las almas y llenarlas de amor. El trato diario y la amistad con Jesucristo deben llevar a una actitud abierta y comprensiva que aumenta la capacidad de tener amigos. La oración afina el alma y la hace especialmente apta para comprender a los demás; aumenta la generosidad, el optimismo, la cordialidad en la convivencia y la gratitud, virtudes que facilitan al cristiano el camino de la amistad.

Ejemplo amistoso de Jesús

  • Además de su infinito amor por todos los hombres, manifestó su amistad con personas bien determinadas.
  • Entre sus amigos estuvieron los apóstoles, José de Arimatea, Nicodemo, Lázaro y su familia… Al mismo Judas no le negó el honroso título de amigo en el mismo momento en que éste le entregaba en manos de sus enemigos.
  • Estimaba mucho la amistad de sus amigos. A Pedro le preguntaría después de las negaciones: «¿Me amas?, ¿eres mi amigo?, ¿puedo confiar en ti?» Y le entregaría a su Iglesia: «Apacienta mis corderos… apacienta mis ovejas».
  • Si lo seguimos podemos crear una relación amistosa hasta considerarlo un gran amigo.

 «La amistad es de los regalos más grandes que una persona, que un joven, puede tener y puede ofrecer. Es verdad. Qué difícil es vivir sin amigos»

– Papa Francisco






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *