Noticias

septiembre 19, 2019

Aclara párroco de Tlanalapa versión de los hechos

Redacción

  • El Pbro. León Valencia Otamendi asegura que el término ‘corrompido’ fue utilizado para referir que el cuerpo del difunto se encontraba en descomposición y no para calificarlo como ‘corrupto’.

El Pbro. León Valencia Otamendi accedió para aclarar lo sucedido el 15 de septiembre en la parroquia de San Francisco de Asís, donde funge como titular desde hace unas semanas, ya que asegura el hecho se trató de una confusión.

“Estoy extrañado por la reacción de la gente; realmente yo nunca me dirigí al cuerpo de la persona fallecida como ‘corrupto’; ‘corrompido’ fue el término que utilicé, por no decir que estaba en descomposición”, afirmó.

El sacerdote de la Arquidiócesis de Tulancingo prosiguió en el relato de los hechos, en el que confirmó haber utilizado la palabra ‘corrompido’ para referirse al cuerpo en descomposición, por lo que no era prudente ingresar el féretro hasta la parte frontal del templo ya que ese se encontraba totalmente lleno de gente; era Misa dominical.

Sin embargo, el padre León Valencia asegura haber recibido el féretro previo a la Eucaristía que se celebraría a la una de la tarde, al que roció con agua bendita: “Lo que les pedí previamente fue abrir paso a la procesión de entrada y para que pudiera recibir al difunto”.

Inclusive, la persona recibió el sacramento de la Unción de los Enfermos de manos del sacerdote un día previo a su muerte: “Yo lo atendí el viernes, pero me sorprendí cuando el sábado fueron a verme para la Misa de exequias; ese día les ofrecía una celebración de la palabra con un ministro y como no quisieron les ofrecí la Misa de la una del domingo”.

La sorpresa del padre se manifestó más aún al final de la Misa del domingo 15 de septiembre, cuando familiares le pedían rezar frente al féretro cuando él ya había ofrecido la Eucaristía por el difunto.

Cabe mencionar que, a partir de ese instante, como se muestra en el video que ha circulado a través de diferentes plataformas, una de las personas presentes comenzó a grabar con su teléfono lo que sucedía.

“Accedí después de que ellos insistieron, fui, hice oración y rocié el féretro con agua bendita una vez más”.

Aunado a esto, el sacerdote narró que se sintió incrédulo ante lo que sucedía en el altar del templo parroquial, donde las personas se mostraron ofendidas y a gritos hicieron que bajara a despedir el féretro con una plegaria.

De hecho recibió insultos y fue atentado contra su persona: “No respetaron el lugar y hubo una persona que me estaba hablando con palabras fuertes mientras yo bendecía imágenes de San Martín Caballero que me acercaron; eso ya no lo grabaron, sin embargo estaba hablando palabras fuertes contra mi persona”.

“Alguien me golpeó, no alcancé a ver quién fue, pero alguien me golpeó en el momento en el que yo volteé para dirigirme hacia donde estaba el féretro”, indicó el sacerdote.

Por último, el Pbro. León Valencia Otamendi aseguró que se hará acompañar por un integrante del Consejo Parroquial para visitar a la familia, y ofrecer disculpas respecto a la confusión que originó el altercado, al tiempo que mandó un mensaje para la comunidad de Tlanalapa.

“Pido a todos una disculpa por este malentendido, pido una disculpa por todo lo que se dio y especialmente a la familia; de mi parte no tengo nada en contra de la familia ni tenía por qué ofenderlos y haber dicho eso que pensaron”.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *