Abusos y Costumbres

agosto 30, 2018

Amuletos en los niños

Pbro. Zenón Flores Olvera / Arquidiócesis de Tulancingo

Papá, mamá, no hay mejor forma de cuidar y proteger a tus hijos que el que estén con Dios y permanezcan con Él.

Un domingo cuando terminaba de bautizar  a un grupo de diez  pequeños, me causó curiosidad algo que la mayoría de niños llevaban en su mano: una pulsera roja; por lo que comencé a preguntar a los papás qué significado, para ellos, tenía el que sus hijos portaran ese objeto.

Recibí, entre otras, estas respuestas: “Yo se la puse para que no le hagan ojo”; “a mí me la regalaron los padrinos para que cuide a mi hijo”; “es su primer amuleto de buena suerte”.

Con el afán de que los niños estén bien los papás son capaces de hacer todo aquello que les digan (vacunas, médico con frecuencia, estimulación temprana y más).

En la parte espiritual, cuando se desconoce la fe que se profesa, corremos el riesgo de asumir algunas cosas como los amuletos, que aunque parecen inofensivos llegan a ser una falta al amor que Dios no tiene.

La tentación del hombre, en todo estrato social, es caer en idolatría al confiar más en estos objetos nacidos de las manos de los hombres, que en el amor misericordioso de Dios.

Jesús, nuestro Señor, conoce la naturaleza humana y su inclinación a confundir el camino, por eso cuando le preguntan sobre cuál es el primero de los mandamientos Él afirma: «El primero de los mandamientos es: ‘Escucha Israel, el Señor nuestro Dios es el único Señor; amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todo tu espíritu, y con todas tus fuerzas’. El segundo es: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande’».

Procuremos erradicar todo aquello que aunque pareciera bueno toma el lugar que solo a Dios le corresponde; por el Bautismo somos hijos de Dios y contamos con su amor, Dios protege y cuida a sus hijos.

Confiemos en el amor que nos tiene, solo Dios basta.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *