CATEQUESIS

septiembre 12, 2018

Aprende a desarrollar las habilidades de tus hijos

Redacción / Unión Nacional de Padres de Familia

Llévalos al parque, deja que dibujen, lean, practiquen distintos deportes y se diviertan de la forma que quieran.

Descubrir y desarrollar habilidades en los hijos es fundamental para su correcto desenvolvimiento físico y emocional.

En muchas ocasiones la preocupación es demasiada por atender problemas que presentan los hijos durante su crecimiento, lo cual es bueno; sin embargo, esto no debe ser excusa para dejar de lado la atención a sus virtudes.

Reconocer y desarrollar sus habilidades es una tarea que se debe iniciar desde los primeros años, por eso es bueno tomar consejos de quienes ya pasaron el proceso para facilitar este trabajo.

Identifica su talento

De pequeños todos tenemos una gran curiosidad, por lo tanto dejar que los hijos exploren lo que hay a su alrededor es el primer paso para descubrir sus intereses  y habilidades.

Llévalos al parque, deja que dibujen, lean, practiquen distintos deportes y se diviertan de la forma que quieran.

También observa cuáles son las materias por las que muestran mayor inclinación, pon atención a lo que hacen en sus ratos libres y pregúntales qué les gusta hacer; de esta manera podrás identificar las habilidades que puedes ayudarles a potenciar.

No olvides mantener un equilibrio entre lo que les gusta y lo que se les facilita; es decir, siatuhijoseledanlas matemáticas pero no le agradan, no será buena idea obligarlo a estudiar una carrera afín o meterlo a cursos de la materia.

Tener facilidad natural para realizar algo no significa que nos guste, y el deseo por desarrollar ciertas habilidades debe ser algo que esté presente en los hijos.

¡Poténcialo! 

Ya que descubriste su talento ayúdalos a impulsarlo mediante cursos y actividades extracurriculares que contribuyan a su desarrollo; por ejemplo, si practicarán algún deporte, no basta con llevarlos a los entrenamientos y partidos.

Debes alimentarlos correctamente y cuidar sus músculos para que puedan dar el máximo rendimiento; también procura que se relacionen con otros niños y mantén una convivencia familiar fortalecida, pues el ambiente que hay en la casa y la escuela se refleja en el estado anímico y físico de los pequeños.

Pregunta a tus hijos cómo se sienten con sus actividades, que estén satisfechos con lo que hacen es fundamental para que alcancen sus metas; por último, motívalos cada día, habla con ellos cuando no se esfuercen lo suficiente y aplaude sus logros.

Desarrollar las habilidades de los niños es un trabajo de dos: padre e hijo, solo si ambos adquieren el compromiso necesario podrán alcanzar los resultados esperados.

Educar en positivo

Algunos objetivos a corto, medio y largo plazo, sin agobios y con la tranquilidad de educar, podrían ser de gran ayuda:

Cero-cuatro años: trabajar la música; uno-cuatro años: hablar; uno-ocho años: idiomas; dos-ocho años: memoria; tres-ocho años: lectura; cuatro-nueve años: escritura; tres-diez años: cálculo mental; seis- doce años: habilidades básicas del pensamiento; cuatro-diez años: juegos simbólicos, juegos de reglas y estrategias.

En otro orden de cosas: cero-cinco años: orden; tres-nueve años: sinceridad; cuatro-11 años: obediencia; siete-12 años: generosidad, justicia, afán de superación, compañerismo, responsabilidad, laboriosidad; dos-16 años: pudor, amistad, templanza; 14 – 16  años: ayuda a más; 14 – 20 años: solidaridad, justicia social.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *