Abusos y Costumbres

septiembre 13, 2016

¿Cadenas de oración o de presión?

Por: Germán Sánchez Griese / Fuente: Catholic.net

Prometen grandes bendiciones en caso de seguirlas con fidelidad o presagian la desgracia para quien las interrumpe.

A nuestras casas, al correo y actualmente al WhatsApp llegan con cierta periodicidad mensajes que nos invitan a iniciar o continuar una cadena de oración.

Estas provienen de diversas partes del mundo, la mayoría de las veces de Sudamérica, las cuales prometen grandes bendiciones en caso de seguirlas con fidelidad o presagian desgracia para quien se atreva a interrumpirlas.

Nos invitan a la oración y a propagarla entre nuestros conocidos. No hay duda que ofrecen un buen testimonio de hacer apostolado, pero esto no va de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia.

La oración es una fuerza liberadora que permite elevar el alma para contemplar a Dios y conocer su divina voluntad sobre nuestras vidas. En la oración, dice Juan Pablo II: «Se realiza la experiencia viva de la promesa de Cristo: “El que me ame, será amado de mi Padre, y yo le amaré y me manifestaré a él” (Jn 14, 21)».

La oración, por lo tanto, es una actividad del amor. En la oración amamos a Dios y somos amados por Él, por lo que el amor no se alimenta con premios y castigos. Su alimento es simplemente buscar el mayor bien de la persona amada. La oración es una acción espontánea que no busca la recompensa o huye del castigo, como lo proponen ese tipo de cadenas.

La perseverancia, motivada por el amor y no por presión de ninguna clase, es un camino a la salvación eterna. La constancia en la plegaria durante toda la vida es prenda de la gracia de la perseverancia final.

Las cadenas de oración inician en este acto pero sólo de una manera temporal. Después de que se hace compromiso, mantenido por la presión del premio o del castigo, desaparece la necesidad de orar.

Oprimen, hacen pesada y fatigosa la carga de orar cuando en realidad deberían servir para dar alas al alma para alcanzar más rápido el Cielo que Dios nos ha prometido. Las cadenas de oración más bien nos atan, nos esclavizan y nos oprimen con sus condicionantes. No pueden ser entonces verdaderas oraciones cristianas.






One Comment


  1. pido oracion por mi salud empleo que flor mirella lopez arcentales se case conmigo me de hijos se enamore de mi no tenga deudas me vaya con flor mirella a estados unidos sea feliz con ella tenga mi casa propia negocio y sobre todo le SIRVA AL SEÑOR TODOPODEROSO tener sabiduria fortaleza entendimiento dejra adiciones como la pornografia masturbacion fornicacion que deje nervios fobias miedos angustias



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *