El camino más corto no es siempre el mejor.

Cuarenta años duró la travesía de los hebreos por el desierto en su caminata a la Tierra Prometida. Cuatro décadas caminaron un viaje que regularmente no debería de haber durado más de unas pocas semanas. Pero no era apre...
Por Erik Ortega