CATEQUESIS

octubre 10, 2018

¿Cómo actuar ante la indisciplina de tus hijos?

Por: Unión Nacional de Padres de Familia 

Conforme los niños crecen a menudo empiezan a querer gozar de su propia autonomía y escogen rumbos distintos u opuestos

Una de las etapas más bonitas que experimentan las personas en la vida adulta es convertirse en padres por primera vez, de hecho la sensación de felicidad que se produce está, en la mayoría de los casos, vinculada con el miedo a lo desconocido, pues ahora tendrán a su cargo el papel de la crianza de sus hijos.

La labor de educar, guiar, construir y formar una familia requiere de mucho esfuerzo y dedicación, pero los problemas llegan cuando muchas veces los padres pierden el control sobre sus hijos y se tornan permisibles ante cualquier situación, motivo que marcará la diferencia entre un niño indisciplinado y uno disciplinado.

Conforme los niños crecen a menudo empiezan a querer gozar de su propia autonomía y escogen rumbos distintos u opuestos de los que los padres deseaban para ellos y para su familia.

Es precisamente en esos momentos cuando los padres acuden a centros de apoyo, terapias familiares o bien a consultas psicológicas bajo la solicitud de ayuda con el comportamiento de sus hijos, pues son indisciplinados o no acatan las reglas que se ponen en el hogar.

Predicar con el ejemplo

Una forma sencilla de ayudar a corregir la mala conducta en los hijos es ser ejemplo, cabe recordar que ellos actuarán conforme a lo que ven en casa.

Si ellos observan la disciplina de los padres en labores domésticas, en la vida laboral y en la familiar, les será más sencillo adoptar este tipo de actitudes positivas que contribuyen a ser mejores personas.

No discutir y no ceder ante sus peticiones

Hoy en día es común que los padres cedan de forma fácil ante los berrinches de sus hijos; no ceder es lo primero que debes hacer, si lo haces de1mostrarás que sus berrinches funcionan.

Gritarles o pegarles no es la mejor alternativa, solo provocará una lucha de poder, lo recomendable es ignorarlos por un rato hasta que el berrinche cese y proceder a explicarles que lo que hacen no es correcto ni es la mejor forma de conseguir lo que quieren.

Define premios y castigos sin excederte 

Deberás buscar estrategias que refuercen su compromiso cada que cumplen con las reglas, quizás premiarlos de manera significativa puede ayudar a formar hijos de manera integral, aunque no es necesario un objeto de valor, también el tiempo o el cariño que les demuestres es una recompensa para ellos. Además, los castigos que escojas deben ser menores de acuerdo con la edad del niño, ser tan estricto muchas veces puede empeorar la situación al conseguir mayor desobediencia de su parte.

Actitud de maestro y entrenador

A través del amor y la disciplina se deben instruir los parámetros de comportamiento deseados, por ello los papás son los principales educadores de los hijos y para esto el primer paso es ponerse de acuerdo en cuáles son los valores y creencias que quieren transmitir, y diferenciar entre lo que es aceptable o no para la familia.

Para poder lograr una comunicación eficaz entre padres e hijos se debe desarrollar un plan que permita estructurar claramente cuáles son las expectativas y límites a establecer.

Al principio los niños tienden a resistir el cambio, pero una vez que vean al papá consecuente con lo que cree y dice se darán rápidamente cuenta que esas son las reglas y se adaptarán ágilmente.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *