Noticias

mayo 11, 2018

Comunicadores, custodios de las noticias

Por: Filiberto Monter Santiago / Fuente: Vatican News

El domingo 13 de mayo, solemnidad de la Ascensión del Señor, se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, pero para ello, el 24 de enero, el Papa publicó el mensaje que este año lleva por nombre «La verdad os hará libres» (Jn 8,32). Fake news y periodismo de paz; del cual surge una reflexión sobre la prevención de las noticias falsas y la búsqueda de la verdad en la información.

¿Qué hay de falso en las noticias falsas?

Francisco expresa su deseo de ofrecer con este mensaje una aportación al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad.

«Fake news: informaciones infundadas, basadas en datos inexistentes o distorsionados, que tienen como finalidad engañar o incluso manipular al lector para alcanzar determinados objetivos, influenciar las decisiones políticas u obtener ganancias económicas».

¿Cómo podemos reconocerlas?

El Santo Padre señala que la prevención y la identificación de los mecanismos de la desinformación requieren también de un discernimiento atento y profundo, que conduzcan a desenmascarar la conocida como «lógica de la serpiente», capaz de camuflarse en todas partes y morder.

«Ninguna desinformación es inocua; por el contrario, fiarse de lo que es falso produce consecuencias nefastas. Incluso una distorsión de la verdad aparentemente leve puede tener efectos peligrosos».

«La verdad os hará libres» (Jn 8,32)

El obispo de Roma propone el antídoto más eficaz contra el virus de la falsedad: dejarse purificar por la verdad; una verdad que entendida desde la visión cristiana, no es solamente el sacar a la luz cosas oscuras, desvelar la realidad, sino que la verdad tiene que ver con la vida entera, aquello sobre lo que uno se puede apoyar para no caer.

«Una argumentación impecable puede apoyarse sobre hechos innegables, pero si se utiliza para herir a otro y desacreditarlo a los ojos de los demás, por más que parezca justa, no contiene en sí la verdad. Por sus frutos podemos distinguir la verdad de los enunciados: si suscitan polémica, fomentan divisiones, infunden resignación; o si, por el contrario, llevan a la reflexión consciente y madura, al diálogo constructivo, a una laboriosidad provechosa».

La paz es la verdadera noticia

El sucesor de Pedro asevera que el mejor antídoto contra las falsedades no son las estrategias, sino las personas, que libres de la codicia están dispuestas a escuchar y permiten que la verdad emerja a través de la fatiga de un diálogo sincero; personas que, atraídas por el bien, se responsabilizan en el uso del lenguaje.

«El periodista, custodio de las noticias, no realiza sólo un trabajo, sino una verdadera y propia misión. Tiene la tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbellino de las primicias, de recordar que en el centro de la noticia no está la velocidad en darla y el impacto sobre las cifras de audiencia, sino las personas».

Conclusión

El Papa pide un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos que no tienen voz.

«El hombre, si sigue su propio egoísmo orgulloso, puede también hacer un mal uso de la facultad de comunicar».

Papa Francisco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *