Noticias

agosto 8, 2018

Correcta impartición de catequesis cambiaría el ambiente social de México

Por: Filiberto Monter Santiago

El arzobispo de Tulancingo aseguró que la preparación para recibir algún sacramento es importante, pese a que medios de comunicación han calificado como ‘duros’ los requisitos para Primera Comunión y Confirmación.

Durante la sexta visita pastoral del año en la Arquidiócesis de Tulancingo, Mons. Domingo Díaz Martínez se encontró con 42 catequistas de la parroquia de San Juan Evangelista, a quienes exhortó a catequizar correctamente ya que esto crearía en las nuevas generaciones una mejor forma de comportarse.

“La invitación es a que manden a los niños al catecismo, porque si no lo hacemos corremos el riesgo de no formar gente con buenos valores; lo que va a cambiar el ambiente y la forma de comportarnos es la correcta impartición de la catequesis y evangelización”.

El arzobispo de Tulancingo aseguró también que a la Iglesia le falta una mayor y mejor forma de impartir la catequesis, pero no por ello la preparación para recibir algún sacramento deja de ser importante, pese a que diferentes medios de comunicación calificaron como ‘duros’ los requisitos para recibir la Primera Comunión y Confirmación apenas ayer luego del comunicado emitido por la Arquidiócesis de México.

“Debemos convencer a los papás de la importancia y el valor de la catequesis. El Papa lo dijo: un tiempo adecuado para cada sacramento, nunca una sola preparación para ambos, primero la Comunión y después la Confirmación”.

Luego de agradecer el tiempo que cada persona ofrece en favor de la evangelización, indicó también que se debe incrementar el capital material en cada familia, pero también el espiritual y el de conocimiento, para lograr una fe bien cimentada que rinda frutos en la sociedad con renovadas generaciones.

Aquixtla, sede

Desde 1887 la parroquia no recibía una visita pastoral, según el informe presentado la mañana de ayer, registro que pasó a la historia con la llegada en esta condición de Mons. Domingo Díaz Martínez y su equipo de trabajo.

“Hay que ir creciendo, hay que ir avanzando, hay que ir progresando; y sin duda que con esta visita pastoral vamos a pasar a la historia”, aseguró a su llegada.

Por su parte, el padre José Adolfo Chávez Amezcua aseguró en su mensaje de bienvenida haber preparado con responsabilidad, junto a su equipo de colaboradores, el informe del trabajo parroquial con el objetivo de dar a conocer las realidades positivas y negativas de la comunidad que conduce desde hace más de 19 años.

Luego de la presentación del Consejo Pastoral Parroquial, integrado por 13 personas, fue entregado a las autoridades eclesiásticas el Plan Parroquial de Pastoral con informes de todos los ministerios parroquiales; luego se dio paso a la historia del caminar de Aquixtla desde 1999.

Actualidad

 Veinticinco comunidades, más la cabecera, integran a una parroquia que ha caminado en fraternidad desde hace más de 19 años, ya que con su trabajo ha velado por jóvenes, matrimonios y pobres, principalmente.

El mejoramiento de templos comunitarios en su edificio material y espiritual, la ayuda a personas con bajos recursos con la edificación y acondicionamiento de casas y el trabajo uniforme de laicos y equipo pastoral, han sumado frutos para la diócesis.

Pastoral Profética

Prueba de ello es esta comisión pastoral que por ahora, en la parroquia, brinda atención a 250 niños que se prearan para hacer su Primera Comunión y recibir su Confirmación; en tanto 14 ministros ayudan a personas enfermas haciéndoles llegar la Eucaristía hasta sus hogares y otros más participan en labores de índole social, político, económico, cultural y religioso.

“El obispo viene a visitarlos, a animarlos en su trabajo pastoral en la parroquia, nos urge encontrarnos para reflexionar juntos sobre nuestro trabajo en la Iglesia”, externó el obispo luego de invitarlos a no cesar en su ardua pero importante labor.

Pastoral Litúrgica

Durante la presentación de esta pastoral fue dada a conocer la realidad pastoral de quienes fungen como fiscales, integrantes de la Cofradía del Padre Jesús, ministros extraordinarios y monaguillos.

Cada uno de ellos, en voz de sus representantes, informaron el tiempo y circunstancias que los llevaron a tener hoy una gratificante responsabilidad, sus actividades y labores dentro del templo que tienen a su cargo.

“Esto que ustedes hacen es la herencia que dejarán a los que vienen atrás. Hay que preocuparnos por seguir construyendo la iglesia material, pero también la iglesia espiritual, al no dejar de invitar a la gente a Misa, a confesarse y a orar en el templo que tenemos y que cuidamos”, exclamó Mons. Domingo Díaz Martínez luego de sugerirles que regularizaran legalmente los templos a su cargo.

Pastoral Vocacional

Esta comisión dijo no tener estructura, pero sí la disposición de realizar retiros para promover vocaciones; de hecho, producto de actividades espirituales han surgido tres hermanas religiosas oriundas de Aquixtla.

El arzobispo de Tulancingo dijo que una de las prioridades es encontrar vocaciones sacerdotales y a la vida religiosa, pero también se deben buscar a hombres y mujeres que estén dispuestos a servir a su Iglesia en las diferentes comisiones pastorales.

Caridad

En un breve espacio, Mons. Domingo Díaz Martínez fue conducido por el Pbro. Adolfo Chávez Amezcua a la comunidad de Terrero, para visitar a un bebé que sufre una deficiencia desde su nacimiento; lo bendijo y animó a sus padres a no detenerse en la búsqueda del bien para el niño.

 Pastoral Social

Entrada la tarde se dio a conocer un informe completo de cómo trabaja la Pastoral Social en la parroquia, con bastas actividades a favor de la gente no solo de Aquixtla y del estado, sino de diferentes puntos del país.

Entre otras labores destacan la restauración material de hogares, el apoyo de medicamentos a enfermos con padecimientos crónicos, canalizaciones en hospitales de Puebla e Hidalgo, catequesis a personas enfermas, proyectos productivos, atención a asuntos legales y seguridad pública.

El obispo, una vez enterado de todo el proceso, cifras, datos y testimonios; pidió no detenerse en seguir con el trabajo que permita llevar la gracia a Dios a todo aquel que lo necesite.

“Dios se vale de muchas maneras para hacer llegar su gracia a enfermos, pobres y personas con situaciones de gran preocupación. Estos son los frutos de la evangelización, sigamos trabajando para que ganemos todos, porque las obras que más le gustan a Dios son las de misericordia”, acotó al final del encuentro.

Misa

El día culminó con la celebración de la Eucaristía en la comunidad de Pachuquilla, donde se exhortó a la comunidad, agentes de pastoral y laicos a caminar juntos, unidos y organizados para hacer el bien; pero sobre todo sin angustia, sin envidia, sin indiferencia, sin odio y sin ultraje entre ellos mismos.

Antecedentes

El padre José Adolfo Chávez Amezcua llegó en 1999 a la parroquia de San Juan Evangelista, recibió 23 pueblos, dos invadidos por protestantes; fue entonces que fijó su atención especial a jóvenes, matrimonios y pobres.

Heredó el trabajo de jóvenes convertidos, la presencia de cruzados, 72 catequistas, ministros extraordinarios de la Eucaristía, 23 fiscales con buena comunicación y una gran fervorosidad por Nuestro Padre Jesús.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *