Voz de la iglesia

junio 28, 2017

«Corrupción, el cáncer que destruye nuestras vidas»: Francisco

REDACCIÓN / Fuente: Aleteia

El Papa firmó el prólogo del libro Corrosione (Corrosión), escrito por Tuckson y Alberti.

Francisco denuncia que la corrupción es un cáncer, la peor plaga social y el origen de muchos crímenes, así lo escribió en el prólogo del libro Corrosione (Corrosión), que el diario italiano Il Corriere della Sera publicó el 15 de junio.

Para el Papa la corrupción es «el lenguaje de las mafias y de las organizaciones criminales en el mundo», y sostiene que el corrupto «olvida pedir perdón porque está sacio y lleno de sí».

«La corrupción es la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que implican a todos», explica Francisco en la introducción de la obra escrita por el cardenal ghanés Peter Tuckson, prefecto del nuevo Dicasterio del Desarrollo Humano Integral, junto al filósofo y miembro de esa institución vaticana, Vittorio Alberti.

Mientras en el Vaticano se realizó un debate internacional sobre la corrupción, que tuvo lugar en la Casina Pio IV, el Santo Padre también se pronunció por este flagelo que tocas las puertas de la Iglesia y de sus fieles. En este sentido, el Papa cita al teólogo francés, Henri de Lubac, que decía: “El peligro más grande es la mundanidad espiritual, que es la corrupción, y que es más desastrosa que la infame lepra”.

Por ende, «nuestra corrupción es la mundanidad espiritual, la tibieza, la hipocresía, el triunfalismo, el hacer prevaler solo el espíritu del mundo sobre nuestras vidas y la indiferencia», explicó.

Por un nuevo humanismo, Francisco invita a cristianos y no cristianos a ser como copos de nieve que forman una avalancha, un movimiento fuerte y constructivo; juntos por un renacimiento contra la corrupción que podemos realizar con audacia profética.

«Trabajar todos juntos, cristianos, no cristianos, personas de cualquier fe y no creyentes, para combatir esta forma de blasfemia, este cáncer que destruye nuestras vidas», insiste.

En el prólogo, el Obispo de Roma llama a actuar con urgencia para sensibilizar sobre el problema: «Se necesita educación, cultura misericordiosa, cooperación por parte de todos, según las propias posibilidades, talento y creatividad».

En su mensaje es directo cuando afirma que la corrupción es un mal que origina otros males como la explotación del hombre, la degradación y de la falta de desarrollo, el tráfico de armas, la falta de la injusticia social y la falta de mérito.

Francisco da a la corrupción el rostro nefasto de la esclavitud, del desempleo, de la falta de cuidado de las ciudades, de los bienes comunes y de la naturaleza.

Un flagelo que tiene relación con el crimen organizado y con la mafia, y que precisamente hacen parte del grupo de trabajo a cristianos y no cristianos, personalidades eclesiásticas e institucionales, jueces, representantes de la policía, miembros de movimientos y organizaciones, víctimas de delitos, periodistas e intelectuales.

Podrían excomulgar a mafiosos

Un grupo de expertos evalúa la elaboración de un texto común que guiará nuevos trabajos e iniciativas futuras contra el problema global de las mafias y de las organizaciones criminales.

De ahí nace la propuesta para que la Iglesia Católica sancione a los mafiosos, políticos corruptos y mercantes  de seres humanos con la excomunión, pena con la cual se separaría a un católico corrupto de la comunidad eclesial debido a esta falta grave pública o privada.

El cardenal Turkson aseguró que la reflexión obedece a la necesidad de hacer frente a un fenómeno global que pisotea la dignidad de la persona.

3 lecciones del Papa sobre la Eucaristía:

  • Recuerdo para permanecer en el amor. Destaca el papel que tiene la memoria para nuestra fe. La memoria es importante porque nos permite permanecer en el amor, no olvidar a quien nos ama y que estamos llamados a amar.
  • Memoria para vivir agradecidos. Nos reconocemos hijos amados y saciados
    por el Padre; una memoria libre, porque el amor de Jesús, su perdón, sana las heridas del pasado y nos mitiga el recuerdo de las injusticias sufridas e infligidas.
  • No somos individuos, sino un cuerpo.
    La Eucaristía no es un solo sacramento, es el sacramento de muchos que forman un solo cuerpo. El santo pueblo fiel de Dios. La Eucaristía es el sacramento de la unidad.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *