Historia y tradicion

diciembre 13, 2018

¿Cuál es el origen del árbol de Navidad?

Por: Sem. Jesús González Hernández / Arquidiócesis de Tulancingo

Al pasar de los siglos y de la imaginación se le han añadido dulces y golosinas, luces y colores, esferas y figuras.

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros pendían de las ramas de un árbol gigantesco llamado divino Idrasil, o dios Odín, al que se le rendía culto cada año durante el solsticio de invierno, cuando pensaban se renovaba la vida.

La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol; en torno a este bailaban, cantaban y adoraban a su divinidad.

Se dice que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, derribó el árbol que representaba al dios Odín y en el mismo lugar plantó un pino o abeto, símbolo del amor perenne de Dios.

Lo adornó con frutos y velas bajo un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres (Cfr. Gn 3,1-7).

Las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador (Cfr. Mt 5,14.16); (Flp 2,15). De esta manera tan pintoresca los cristianos de la Edad Media pintaban de sentido cristiano sus celebraciones familiares.

Al pasar de los siglos y de la imaginación se le han añadido dulces y golosinas, luces y colores, esferas y figuras; el árbol de Navidad vuelve a ser el árbol de la vida.

Esta costumbre alemana se difundió por toda Europa en la Edad Media, y por medio de la conquista española y las migraciones la tradición llegó a América.

Poco a poco evolucionó: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trae al mundo.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *