Noticias

julio 13, 2018

¡De la mano de los amigos para conocer al amigo!

 

Pbro. Jorge L. Anaya Merino / Arquidiócesis de Tulancingo

Cada autor de la Biblia, aún en el anonimato, nos transmite su propia experiencia de fe que nos lleva a la amistad con Dios.

Una vez que hemos conocido los principios teológicos de la Biblia en general, podemos entonces acercarnos al texto sagrado para escuchar a Dios que nos habla; hay muchas formas de acercamientos a la Biblia.

Seguiré uno muy particular que me ha gustado y ayudado mucho para hacer del texto palabra viva y eficaz, el cual consiste en familiarizarse de tal manera con los escritores de la Biblia, al grado de hacerse amigo de ellos y dejándose llevar de la mano por la experiencia que ellos vivieron de Dios y de Jesucristo, el Hijo de Dios, hacer cada uno de nosotros la propia experiencia de encuentro con Dios y con su Hijo Jesucristo.

Cada autor de la Biblia, aún en el anonimato, nos transmite su propia experiencia de fe; por eso, al acoger esa experiencia como un testimonio, recorremos nuestro propio camino de fe y profundizamos en la amistad con Dios.

No olvidemos lo que la Dei Verbum dice: «Quiso Dios, con su bondad y sabiduría, revelarse a sí mismo y manifestar el misterio de su voluntad: por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar hasta el Padre y participar de la naturaleza divina. En esta revelación, Dios invisible, movido de amor, habla a los hombres como amigos, trata con ellos para invitarlos y recibirlos en su compañía» (n. 2).

De esta manera, los hagiógrafos o autores sagrados, nos acogen en la amistad y nos introducen al misterio de Dios que ellos mismos han penetrado, por eso trataremos con muchos amigos que nos llevarán a conocer mejor al gran amigo.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *