Provincia Eclesiástica de Hidalgo

septiembre 24, 2017

Diócesis hidalguense rica en cultura recibe a los signos de la JMJ

Por: Filiberto Monter Santiago

 La cruz de madera y el cuadro de María fueron recibidos en las inmediaciones de Zacualtipán, con un ambiente propio de la Iglesia de Huejutla.

La llegada de los signos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) a la Diócesis de Huejutla se dio la mañana de ayer, desde que un grupo de jóvenes decidió darles la bienvenida en San Agustín Metzquititlán.

La escolta prometía lo que se vivió durante gran parte del día, un recorrido lleno de energía, colorido, cultura, tradición, alegría, fe.

La cruz de madera y el cuadro de María fueron recibidos en las inmediaciones de Zacualtipán, con un ambiente propio de la zona.

Jóvenes de la región acompañaron el peregrinaje de los iconos de la JMJ con bailes típicos, costumbres propias y signos de una cultura originaria.

Grupo a grupo, organizados por foranía, le mostraban a la gente su amor a un Cristo joven con su participación en un Víacrucis del que fueron parte cientos de asistentes.

En cada una de las estaciones se reflexionó por igual, pero con un sentido diferente al abordar varios desafíos que la juventud enfrenta en la actualidad.

No sólo jóvenes formaron un nutrido contingente, personas de mayor edad y niños se sumaron al paso de los signos de la JMJ para acompañarlos hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación.

El complejo atrial fue sede de la Eucaristía, donde la Iglesia que peregrina en Huejutla tuvo la oportunidad de hacer del evento algo inolvidable.

La alegría y el entusiasmo de los más de mil jóvenes no cesó en todo momento, en complicidad de un coro fantástico que hizo viva la Misa concelebrada por sacerdotes de la Provincia de Hidalgo.

Le veneración a la cruz de madera de poco más de tres metros y al cuadro de la Virgen por parte de la comunidad presente, permitió cerrar con broche de oro la visita digna de los signos de la JMJ a una diócesis mexicana rica en cultura milenaria.

Pide arzobispo a los jóvenes alejarse de los vicios

El día cerró en Tulancingo, entre el Seminario de San José y Catedral, donde los signos de la JMJ continuaron su recorrido por la Provincia Eclesiástica de Hidalgo.

Entrada la noche de ayer, grupos juveniles de la sede metropolitana tuvieron la oportunidad de caminar junto a la cruz de madera y el cuadro de la Virgen María por las calles de esta ciudad.

En Catedral ya los esperaba Mons. Domingo Díaz Martínez para hacerles una súplica, sugerirles trabajar, invitarlos a cambiar de vida.

“Debemos librarnos de las drogas, de la embriaguez, de la pornografía, de la pobreza y de la pereza; hay que limpiar la viña ahora que es tiempo”, refirió el arzobispo de Tulancingo.

Posterior a la celebración de la Misa, cada uno de los sacerdotes coordinadores de la Pastoral Juvenil a nivel diocesano externaron parte de sus experiencias que vivieron durante este par de días que trasladaron a los signos por el estado de Hidalgo.

Luego de ser exhortados por tercera vez a sumarse en pro de la construcción de una casa para una familia damnificada por el reciente sismo, los jóvenes reflexionaron sobre la situación actual que vive el país.

Es así como se despidieron los iconos de la Provincia de Hidalgo, que serán entregados este día a la Provincia de Xalapa para que continúen su recorrido por México hasta los primeros días de octubre.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *