CATEQUESIS

marzo 28, 2017

Dios es amor

 

Pbro. Flavio Naranjo Martínez / Diócesis de Huejutla

Antes de que existiera la noche y de que el sol brillara el sol brillara en el firmamento azul, el Señor pensaba en ti y te amaba 

Muchos hombre ante la insatisfacción de la vida, se preguntan: ¿Por que vivo y por que muero? ¿Por qué he nacido aquí y no allí? ¿Por qué soy así y no de otra manera? ¿Habrá valido la pena haber nacido?

Ateos se responden a sí mismos que nada tiene sentido y todo acaba con la muerte. Sin embargo, Dios existe y Dios es amor (1 Jn 4,8); nos ha creado por amor y nos ama desde toda la eternidad. Antes del primer día en los millones de años de edad del universo, antes de que existiera la noche y de que el sol brillara en el firmamento azul, Dios pensaba en ti y te amaba, soñaba contigo y te acariciaba en su corazón.

Allá, el Padre engendraba al Hijo y del amor del Padre y del Hijo procedía el Espíritu Santo. Tres personas distintas y un solo Dios verdadero. Los tres igualmente coeternos, de la misma naturaleza e iguales en poder, amor y dignidad.

¡Un verdadero misterio de amor! Y su amor infinito decidió proyectarse y crear a los ángeles. Pero muchos de ellos se rebelaron, lo rechazaron y se convirtieron a sí mismos en demonios (Ap 12). También decidió crear a los hombres para hacerlos felices con unos dones maravillosos: inmortalidad, impasibilidad (no poder sufrir), integridad (equilibrio interior) y ciencia infusa; pero ellos, por instigación del demonio, pecaron y quedaron privados de esos dones.

De nuevo, el amor infinito de Dios se compadeció de la humanidad caída y sin esperanzas, y el Padre envió a su Hijo para dar sentido al dolor, para ser nuestro compañero de camino y darnos paz, alegría y esperanza.

El amor de Dios tenía previsto encarnarse, hacerse compañero de los hombres, ya que el amor acerca y asemeja a los que aman. Dios te ama a ti tal como eres, sin condiciones. Dios es amor. Cree en su amor, en su perdón, en su poder para cambiarte. ¿Eres capaz de expresar esta realidad en tu catequesis?

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *