CATEQUESIS

mayo 7, 2018

Doble fruto de la Resurrección de Cristo

Pbro. Usbaldo Castaño Zapata / Arquidiócesis de Tulancingo

Jesús no solo paga la deuda de Adán y nos hace libres, sino que nos hace partícipes de su vida inmortal y nos conduce a la casa de su Padre.

Hay un doble aspecto en el misterio pascual de Cristo: por su muerte nos libera del pecado, y por su Resurrección nos abre al acceso a una nueva vida, ya que la gracia que perdimos a causa del pecado nos ha sido devuelta por el sacrificio pascual de Cristo (Cfr. Rom 4,25); así el misterio pascual es doble victoria de Cristo: sobre el pecado y sobre la muerte.

Por otra parte, Cristo, al rescatarnos de la muerte y del pecado, nos da la adopción filial, después de resucitar llama a sus discípulos como “sus hermanos”: «Ve y avisa a mis hermanos…» (Mt 28,10); (Jn 20,17).

Este hacernos hijos de su Padre no es por naturaleza, sino por el don de su gracia, ya que nos confiere una participación real en su vida de Hijo único de Dios.

Ejemplo: es como cuando un niño empieza a llevar a la casa de sus padres a su amigo, con el tiempo llega a ser como parte de esa familia, ese amigo comparte a sus padres y a su familia con su amigo; así Jesús quiso compartir a su padre y su vida con nosotros.

La Resurrección de Cristo y el propio Cristo resucitado es principio y fuente de nuestra resurrección futura, Él resucitó como primicia de los que murieron. Si creemos que Cristo resucitó de la misma manera, los que murieron en Cristo resucitarán.

El mismo Jesús dice a sus discípulos: «Les conviene que me vaya, en la casa de mi Padre hay muchas habitaciones… ahora voy a prepararles un lugar, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté estén también ustedes» (Cfr. Jn 14,2-3).

Así, Cristo no solo paga la deuda de Adán y nos hace libres, sino que nos hace partícipes de su vida inmortal y nos conduce a la casa de su Padre, a quien nos entrega como hijos y nos invita a llamarlo Padre Nuestro.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *