Noticias

noviembre 23, 2017

El año litúrgico de la Iglesia

Por: José Luis Botello Villalba

Año litúrgico es el nombre que recibe la organización de los diversos tiempos y solemnidades durante el mismo periodo de tiempo en la Iglesia, como forma de celebrar la historia de la salvación.

Dentro de la creación de un calendario litúrgico se busca que cada una de las celebraciones tenga la vivencia de tres aspectos fundamentales: recuerdo, presencia y espera.

Tiempos

El año (calendario) litúrgico se integra por varios tiempos, en los cuales se busca manifestar vida y la obra salvífica de Jesús por el hombre.

Adviento. Inicia terminada la fiesta de Cristo Rey, dura cuatro semanas hasta antes del 25 de diciembre.

Navidad. Inicia el 25 de diciembre y culmina el 6 de enero, con la Epifanía.

Cuaresma. Inicia el Miércoles de Ceniza, para dar paso a 40 días de penitencia y reflexión; culmina antes del Triduo Pascual (Domingo de Ramos), para vivirse la Semana Santa.

Pascua. Inicia el Domingo de Resurrección y se prolonga 50 días hasta la fiesta de Pentecostés.

Tiempo Ordinario. Tiene dos divisiones en el año: la primera después de la Epifanía, hasta antes del Miércoles de Ceniza; la segunda después de Pentecostés, hasta la fiesta de Cristo Rey.

Influencia del ciclo lunar

El año litúrgico se fija a partir del ciclo lunar, no se rige estrictamente con el calendario civil. La fiesta más importante para los católicos es la Pascua, ya que coincide con la fiesta de la pascua judía; la noche en la que el pueblo judío huyó de Egipto había luna llena.

Por lo tanto, la Iglesia fija su año (calendario) litúrgico a partir de la luna llena que se presenta entre marzo y abril. Cuando Jesús celebró la Última Cena con sus discípulos respetó la tradición judía de celebrar la Pascua en luna llena, hecho que se debe repetir cada Jueves Santo.

La Iglesia marca esa fecha (Pascua) como el centro del año litúrgico, y las demás que se relacionan cambian de día de celebración una o dos semanas, de acuerdo al ciclo lunar.

Método

La Iglesia desarrolló un método muy importante mediante el cual realiza la misión de dar a conocer al hombre la obra de salvación. Por eso implementó tres ciclos: A, B y C.

Asimismo, las lecturas se dividen en dos grupos que se alternan según sea el año:  par o impar. ¿Cuándo es un año par o impar? Todo dependerá del año civil en el que transcurra el año litúrgico.

En cuanto al Evangelio dominical el orden de los ciclos A, B y C coincide con los tres primeros Evangelios, los sinópticos:

En el ciclo A se leerá cada domingo el Evangelio según San Mateo.

En el ciclo B se leerá cada domingo el Evangelio según San Marcos.

En el ciclo C se leerá cada domingo el Evangelio según San Lucas.

El Evangelio de San Juan se lee durante el tiempo de Pascual, en los tres ciclos.

Lo que marca la fiesta de Cristo Rey

Cada inicio de ciclo se da con la terminación del año litúrgico el día de la fiesta de Cristo Rey; una vez terminado ese año se prosigue con el siguiente (si se vive el Ciclo C y este termina, automáticamente se comienza con el Ciclo A).

Colores

En el desarrollo del año litúrgico se utilizan cuatro colores: verde (tiempo ordinario), blanco (Pascua y Navidad), morado (Cuaresma y Adviento) y rojo (Pentecostés); que sirven para distinguir cada tiempo que se celebra.

Actualidad

El ciclo que actualmente se vive dentro de la Iglesia es el A, por lo tanto al término de este año litúrgico cambiaremos al ciclo B. Asimismo, nos encontramos en año impar (2017), por lo tanto cambiaremos a año par (2018).

Este año el calendario litúrgico culmina el 26 de noviembre; el primer Domingo de Adviento es el 3 de diciembre.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *