Noticias

diciembre 8, 2017

“El deseo desordenado del poder, del tener y del placer propician lágrimas en el pueblo que ama a la Virgen de Guadalupe”: arzobispo de Tulancingo

Por: Filiberto Monter Santiago
  • Domingo Díaz Martínez celebró la Eucaristía en el Tepeyac, con motivo de la CXXXI peregrinación diocesana.

“El deseo desordenado del poder, del tener y del placer propician lágrimas en el pueblo que ama a la Virgen de Guadalupe”, aseguró Mons. Domingo Díaz Martínez el día de hoy en el Tepeyac, con motivo de la CXXXI peregrinación diocesana de Tulancingo

El arzobispo evidenció que México ha llorado secuestros, asesinatos, levantones, impunidad y pobreza en abundancia, pero que la salida de esta situación no está en la actual estructura sociopolítica y socioeconómica del país.

“La verdadera salida está en el mismo pueblo, bajo la mirada de la Virgen María de Guadalupe. Allí está el desarrollo y la paz. Despierta pueblo, despierta. Si evangelizamos unidos, podemos vivir en un México con menos lágrimas y sufrimientos”, expresó en su homilía ante alrededor de 10 mil peregrinos.

Por ello, el obispo de Tulancingo exhortó a sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos presentes, hablar de Jesucristo en la familia, en la comunidad y en los centros de trabajo; como primicia para la concientización de la ciudadanía y de esta manera se logren disminuir violencia, corrupción y pobreza.

Asimismo, pidió combatir con la oración a estas precariedades que, según su postura, abundan en territorio hidalguense y nacional; al tiempo que sugirió promover la amabilidad entre los mismos ciudadanos.

Trabajo pastoral

Posteriormente se centró en pedir de nueva cuenta la implementación del Plan Diocesano de Pastoral en todas las parroquias de la diócesis, para que se trabaje mejor en las pastorales Familiar y Juvenil, base de la interacción entre papás e hijos dentro del núcleo más importante de la sociedad.

“Luchemos por vivir con una mente limpia, sin mala intención y sin mala voluntad; luchemos por vivir con unos ojos limpios, sin indiferencia y sin maldad; luchemos por vivir con unos labios puros que no mientan, maldigan o amenacen; manos limpias que no maten, roben y maltraten”, externó.

Por último, pidió a los sacerdotes y laicos mantener atención y participación en las pastorales Indígena, Vocacional y de Medios de Comunicación, con la esperanza de que pronto se obtengan las riquezas de su trabajo.

Un pueblo que reza

Al término de la Eucaristía, sacerdotes de cada una de las doce vicarías pastorales de Tulancingo dieron lectura al ramillete espiritual ofrecido a la Virgen de Guadalupe este año.

Un total de 55 millones 818 mil 286 Salves se rezaron en la diócesis previo a la peregrinación diocesana que anualmente se lleva a cabo desde hace 131 años; la parroquia de Cristo Rey (Téllez, Hidalgo) destacó con la realización de 10 millones 025 mil 062.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *