Iglesia en América Latina

agosto 18, 2014

El papa Francisco y México

Por: Pbro. Cutberto Ramírez Gutiérrez, Diócesis de Tula 

A finales de mayo e inicios de junio los obispos de México realizaron la visita Ad Limina Apostolorum para presentar sus respectivos informes de sus diócesis al papa Francisco y a las instancias vaticanas.

Ahí también recibieron algunas recomendaciones para avanzar en la tarea evangelizadora. Entre algunas cosas que dijo en su mensaje a los obispos mexicanos, me gustaría resaltar los siguientes puntos que iré desglosando a continuación:

•Invitó, especialmente a los pastores, a promover una cultura de la paz, del encuentro y del diálogo ante la violencia que impera en nuestra patria, no podemos de dejar de anunciar la Buena Nueva a todos.

•Reconoció el trabajo incansable de los obispos en favor de los más pobres, necesitados, con menos recursos, desempleados; como muestra de una íntima conexión que existe entre el anuncio del Evangelio y la búsqueda del bien de los demás.

•Recordó la necesidad de promover a los laicos en su participación dentro y fuera de la Iglesia. Ellos tienen la misión de transformar el mundo según Cristo, la Iglesia no puede prescindir de la colaboración de ellos.

•Reconoció el valor de la religiosidad popular; es un imprescindible punto de partida para conseguir que la fe del pueblo madure y se haga más profunda.

•Recordó el papel insustituible de la familia en medio de la Iglesia y la sociedad. Ella es la célula básica de la sociedad y primer centro de la evangelización. Para ello les ayuda- rá la oración y diálogo frecuente en medio de la familia.

•La parroquia tiene un lugar muy especial para vivir la fe con coherencia y sin complejos en la sociedad actual, ella es la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijas e hijos. Por ello, nuestras parroquias deben ser verdaderas comunidades que viviendo con alegría se esfuercen por los valores del Evangelio sin excluir a nadie.

•Por último, el papa pidió a los obispos traer un saludo al pueblo de México y un saludo de hijo a la Madre Guadalupe.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *