Provincia Eclesiástica de Hidalgo

septiembre 26, 2017

El paso de los signos de la JMJ, momento de gracia para la Provincia de Hidalgo, aseguran los jóvenes

Por: Filiberto Monter Santiago

Los signos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) han dejado la Provincia de Hidalgo para continuar su recorrido por México, peregrinar que culminará durante la primera semana de octubre.

La mañana de ayer fueron entregados a representantes de Xalapa, pero a su paso por las tres diócesis de Hidalgo dejaron infinidad de alegría, compromiso, fe y optimismo para la juventud.

“Definitivamente es una experiencia inolvidable, una experiencia de alegría al ver a tanto joven reunido en torno a los signos”, expresó Karen Sarahí García Valdivia, coordinadora de la Pastoral Juvenil en Huejutla.

La joven de la Huasteca aseguró que la respuesta de la juventud al llamado de los signos fue favorable, acorde a lo que se buscaba; inclusive, fue clara al decir que se superaron las expectativas.

Por su parte, Josué Cruz Chávez refirió que uno de los objetivos era que los jóvenes y las personas que pudieran estar cerca de la cruz de madera y el cuadro de la Virgen María, se reencontraran con Cristo.

“Ha sido un momento de gracia para toda la Provincia de Hidalgo. Estoy seguro que la semilla hoy puesta en cada uno de los jóvenes germinará más adelante para que el mensaje que hoy llevan tenga repercusión en las siguientes generaciones”, agregó el coordinador de la Pastoral Juvenil en Tula.

Jesús Lozada Castillo dijo tener lleno el corazón de alegría y entusiasmo tras lo vivido este fin de semana, además de estar convencido que los jóvenes pueden mover diócesis, provincias, países y al mismo mundo.

“Gracias a Dios hubo presencia de la mayoría de las foranías y parroquias, eso dio la oportunidad de que el mensaje llegara a la mayor cantidad de jóvenes para que pudieran ser parte de este hecho histórico para la Iglesia de Hidalgo”, externó el coordinador de la Pastoral Juvenil en Tulancingo.

Una vez enviados los signos a la Provincia de Xalapa, el Pbro. José Alfredo Castro Ortiz aseguró que al inicio del recorrido de los signos en Hidalgo su corazón estaba vacío por la incertidumbre de no saber lo que sucedería.

No obstante fue claro al decir que poco a poco eso se perdió con lo vivido en cada lugar donde había jóvenes, porque fue ahí donde se percató que era el Señor quien derramaba sus bendiciones.

“Valió la pena el hacer el compromiso de hacer que los signos estuvieran en nuestra provincia, valió la pena el hacernos responsables de cumplir un sueño de muchos jóvenes que veían lejano vivir un encuentro con los signos de la JMJ”.

El asesor provincial de la Pastoral Juvenil aseguró quedarse con todo lo que se vivió durante el peregrinar de los iconos, no de uno solo en especial, porque cada lugar fue único.

“Me quedo con haber visto el rostro de la gente, de los jóvenes, esos son los momentos más especiales; ver su alegría, ver su esperanza, ver su confianza en el Señor, en María; esos fueron para mí los momentos más especiales”.

Por último destacó la unidad de su equipo de trabajo, desde la labor que desempeñan los obispos, pasando por la responsabilidad y coordinación de sacerdotes Miguel Peña Ortega (Diócesis de Tulancingo) y David Contreras Mateo (Diócesis de Huejutla).

Pero sobre todo refirió el entusiasmo y disposición de jóvenes que integran la pastoral para trabajar en comunión y caminar juntos como provincia, de cara al Año de la Juventud que iniciará en México el 22 de octubre, y del Sínodo de los Obispos convocado por el Papa, dedicado a la juventud del mundo.

 

 

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *