Noticias

marzo 14, 2013

Francisco reconstruye mi Iglesia

Por: Pbro. Cutberto Ramírez Gutiérre
El Pbro.Cutberto Ramírez Gutiérrez nos escribe sobre la elección del nuevo Papa

.

Ayer por la noche (tiempo local en Roma), medio día aquí en México,

se anunciaba en el balcón de la Basílica de San Pedro la “Gaudium
magnum” de “habemus Papam”, y unos minutos después conocimos al
recién electo, el Papa Francisco; jesuita, latinoamericano, hombre sencillo
en su proceder y comprometido con la causa de Cristo: la construcción
del Reino desde los pobres y excluidos.

El nombre que ha elegido para desempeñar su ministerio Mons. Jorge
Mario Bergoglio, evoca un programa y un compromiso, no sólo para él y
su servicio a la Iglesia y a la humanidad, sino para todo hombre y mujer
que se dice seguidor de Cristo.

Francisco de Asís (1182-1226), apareció en la historia de la iglesia en un
momento poco especial, un tanto confuso, en una etapa de la historia de
la Iglesia y de la humanidad: desigualdad entre ricos y pobres, opulencia
en el clero, guerras y violencia entre algunos países, en la etapa de los
señores feudales y la esclavitud de muchos, entre otras muchas cosas
más. Francisco de Asís quiere reconstruir la Iglesia desde el camino de la
pobreza, la humildad, la cercanía con el pueblo y la opción por los más
pobres y débiles, reconstruye la historia de la humanidad llevando el
mensaje de paz y del Evangelio con el testimonio de una vida llena de la
presencia de Dios y con preocupación por la obra de la creación en donde
el hombre tiene que ser feliz.

Hoy la historia nos enfrenta nuevamente: la Iglesia necesita volver a su
origen: preocuparse por los más pobres y débiles, con sencillez de vida
y obras que testimonien la presencia del Reino de Dios en medio de la
historia y del mundo; ser instrumento de paz y bondad en medio del
planeta que se ahoga en la violencia, lo fugaz y falta de reflexión ante lo
trascendente; ser presencia de Dios en medio de hombre y mujeres que
actúan como sí él no existiera; ser una Iglesia que es esperanza para todos
y se compromete con las causas de la justicia, la libertad y la igualdad
entre todos; una Iglesia que se preocupa y promueve el respeto por la

naturaleza y el mundo que Dios nos ha dado.

Apenas unas horas después de la elección del nuevo Papa, aparecieron
comentarios en contra de Francisco; los llamados “memes” de las redes
sociales lo critican porque viaja en metro y vive sencillamente, porque se
pone del lado de los pobres y sencillos, porque ha criticado la riqueza y
opulencia de la clase política de su país de origen, porque defiende la vida
en el seno de la madre, porque muestra su lado muy humano asistiendo
al estadio de fútbol o tomando mate, porque es argentino… Muchos lo
juzgan y ríen de él sin apenas conocerlo, más aún muchos de ellos viven
medianamente su compromiso; cristianos de nombre y estadística que
critican a la Iglesia y ahora al recién electo Papa; pero ellos poco han
profundizado en su Fe y compromiso cristiano….

Ciertamente, sobre el tintero hay muchas cosas pendientes que el Papa
Francisco ha de hacer frente: renovación de la curia Vaticana, sencillez
y honestidad en todos los sectores de la Iglesia, solución profunda a los
casos de pederastia, mayor inclusión de la mujer en los ministerios dentro
de la Iglesia. Aspectos como la situación de los divorciados vueltos a
casar, la economía dentro de la Iglesia, entre otros. Pero reconstruir la
Iglesia no es tarea de uno sólo hombre hoy llamado Francisco, sino de
todos y de cada uno, es tarea que tenemos que tomar en nuestras manos
con pasión, esperanza, valentía y compromiso.

Francisco eres tú y yo cuando nos comprometemos con los pobres
y débiles, cuando somos instrumentos de paz y bien en medio de
nuestra historia, cuando compartimos gozos y esperanzas de todo
hombre y mujer que peregrina en este mundo, cuando vivimos en
sencillez y humildad, cuando profundizamos en nuestra Fe y la vivimos
comprometidamente; en definitiva, no sólo somos Francisco, sino somos
Jesús de Nazaret: Camino, Verdad y Vida para todo cristiano y para la
humanidad.

DIÓCESIS DE TULA






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *