Noticias

septiembre 12, 2018

En Aquixtla consagran a nuevo sacerdote

Por: Magda Gachuz / Filiberto Monter

Joel Rivera Carmona recibió el segundo grado en el Sacramento del Orden en la parroquia de San Juan Evangelista.

Al medio día de ayer fue ordenado sacerdote el Pbro. Joel Rivera Carmona, por imposición de manos y oración consecratoria de Mons. Domingo Díaz Martínez, en la parroquia de San Juan Evangelista.

El hasta entonces diácono se mostró feliz de recibir el segundo grado en el sacramento del orden, rodeado de la comunidad presente de Aquixtla, además de familiares, amigos, sacerdotes y seminaristas.

Por su parte, el arzobispo de Tulancingo destacó durante la Misa llevada a cabo en el complejo atrial que “un sacerdote humilde cabe en todas partes”.

“Asómate al espejo de tu vocación y deja muy claro quién eres y a dónde vas, porque si sabes a dónde vas ya la hiciste; aunque ten cuidado con los espejos que engañan, hay espejos que deforman”, agregó.

El obispo también lo previno de la pereza y del ego, e hizo especial énfasis en los vicios de la bebida que resultan ser una falacia que envuelve a las personas.

“No te juntes con la cerveza, es una mentirosa; tampoco con el whisky, es un perezoso; no le hagas caso al tequila, porque lo que quiere es tu dinero; no vivas cerca del brandy, te quitará mucho tiempo y te quitará poco a poco la vida”.

Asimismo, antes de imponerle las manos, urgirlo y consagrarlo, le pidió no darle alguna esperanza a la marihuana, “porque te hará sufrir; ni al cigarro le pidas que te acompañe”.

El obispo fue tajante al decir ante las más de 400 personas reunidas en las inmediaciones del templo principal que las bebidas alcohólicas lo único que dejan son la ruina material y espiritual.

Mons. Domingo Díaz Martínez aprovechó para pedirle a la comunidad orar siempre por los sacerdotes, para que el Señor les dé la fuerza que necesitan para dar un buen testimonio en la Iglesia.

“También pidámosle al Señor que nos regale familias como las de Joel, para que haya más sacerdotes, porque ellos son los colaboradores de obispos, con unidad en el servicio al Pueblo de Dios”.

Cabe mencionar que los encargados de revestirlos fueron sus padrinos y hermanos presbíteros: J. Ascensión Barajas Monjarás, Álvaro Montiel Arista y Pedro Luis Ángeles Ballesteros.

Al término de la celebración se dio a conocer que el recién consagrado podrá ejercer el Sacramento de la Reconciliación e iniciará su ministerio presbiteral en la parroquia de San José Piracantos (Pachuca).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *