Noticias

septiembre 6, 2018

En la conciencia y el corazón no se legaliza el aborto, coinciden familias de Huauchinango

Por: Filiberto Monter Santiago

El arzobispo de Tulancingo dejó a promotores, sacerdotes y agentes de pastoral la tarea de fijar entre la feligresía una postura a favor de la vida.

En el marco de la séptima visita pastoral del año en la diócesis de Tulancingo, Mons. Domingo Díaz Martínez se encontró con matrimonios integrantes del Movimiento Familiar Cristiano (MFC) y parejas de la Pastoral Familiar de Huauchinango.

Ambas partes, promotores del respeto a la vida, coincidieron en que se debe convencer a los papás, hombre y mujer, de amar por sobre todas las cosas la vida de sus hijos, porque “en nuestra conciencia y corazón no está legalizado el aborto”.

El obispo de Tulancingo, quien participó en el reciente Encuentro Mundial de las Familias (EMF) junto al Papa Francisco en Dublín (Irlanda), aseguró que lamentablemente el ataque a la familia tradicional se promueve en todo el mundo.

No obstante aseguró que tanto promotores, sacerdotes y agentes de pastoral tienen la tarea de convencer a la gente de que se fije una postura a favor de la vida.

“Tenemos que trabajar para que en los corazones de los jóvenes no esté legalizado el aborto y no esté aprobado el matrimonio igualitario”, agregó.

“La tarea que tenemos es grande, sin dejar de hacer todo lo que nos corresponde en el MFC, es trabajar por la formación de niños y adolescentes desde casa, Iglesia doméstica”.

Pastoral Familiar 

Matrimonios representantes de cada sector, diocesanos, de foranía y del MFC informaron que trabajan en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción con talleres de formación a familias, retiros, elaboración de programas de base y acercamiento a jóvenes.

A este último sector se le brinda orientación para la búsqueda de vocación, formación a profesionistas y líderes en proceso de conversión; así también se asesora a madres responsables: grupos de mujeres solas con hijos o solteras.

Con el testimonio de que el MFC convierte a las familias, algunos coordinadores de esta pastoral emitieron su punto de vista al mostrar inquietudes sobre los ataques que recibe la familia en México: “Quieren hacer ley lo abominable, con educación light, sin valores”.

Consejo parroquial

Representantes de cada uno de los sectores parroquiales expusieron su trabajo realizado en reuniones generales y el apoyo directo brindado al párroco en su trabajo pastoral; 45 personas en total integran el Consejo Parroquial.

Posteriormente, encargados de capillas informaron sobre la realidad, historia y trabajo pastoral que se realiza en comunidades y pueblos aledaños a la parroquia.

“Su aporte enriquece, son ustedes los que comparten el don de consejo que el Espíritu Santo les ha dado”, expresó Mons. Domingo Díaz Martínez.

“Necesitamos que estén empapados de la realidad para que nos aconsejen en la forma de plantear el trabajo en las diferentes pastorales”, agregó.

Luego los invitó a no cesar en su labor eclesial: “En cada una de las comunidades, en cada uno de los sectores hay que buscar a laicos que quieran trabajar para su Iglesia; después hay que prepararlos”.

Lamentablemente, durante el encuentro se dio a conocer que un aproximado de seis templos son únicamente los que se encuentran legalizados como propiedad de la Iglesia, por lo que el obispo los exhortó a trabajar en esta prioridad.

El Pbro. Jesús Bravo González, vicario de pastoral, destacó la importancia de crear relaciones cordiales entre los mismos agentes, para llevar por mejor rumbo y fin el trabajo pastoral.

Además de no estancarse en la evangelización y llevar el trabajo a dos desafíos: la ciudad y a los pueblos indígenas, pero siempre acompañados de la oración como soporte para evitar desplantes hacia los mismos compañeros.

Pastoral Juvenil

Adolescentes y jóvenes integrantes del Movimiento de Pandillas de la Amistad (MPA), el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana, el MFC Juvenil y del grupo Sagrado Corazón de Jesús expusieron amenamente actividades en las que participan.

No obstante evidenciaron algunos problemas que llegan a desanimarlos, tales como falta de organización y de un oportuno asesoramiento, la debilidad de convertirse en jóvenes ‘aplatanados’, los pretextos y la poca disposición de algunos, así como la falta de adecuados procesos de formación.

Ante ello, el arzobispo de Tulancingo los animó a provocar vivir diferentes experiencias para contar en la vida futura: “Inviertan tiempo, imaginación y sus talentos que los formen como personas”.

“Preocúpense por ser activos. Motiven a otros jóvenes para que participen con ustedes; manifiéstense ante la comunidad”, exhortó.

Consejo de Foranía

Durante la tarde del segundo día de actividades, Mons. Domingo Díaz Martínez escuchó de viva voz dificultades de trabajar como Consejo de Foranía: necesidad de un guía y la falta de compromiso real por parte de agentes laicos.

“Estamos cojeando en todas nuestras pastorales”, dijo una de las representantes de parroquia en la reunión donde no se contó con la presencia de Chiconcuautla, Tlaola y Tenanguito.

“Han sido demasiadas faltas en la comunicación de los sacerdotes hacia agentes, porque no todas las parroquias están trabajando de la misma forma, de hecho no ha habido reuniones desde el cambio de foráneo”, evidenció otra persona.

El obispo les pidió no dejar de asistir a las reuniones diocesanas para que ahí expongan su realidad y carencias, lugar donde también podrían proponer ideas para hacer un mejor trabajo.

Por su parte, sacerdotes de la foranía presentes aceptaron tener otro tipo de carencias que hicieron saber al arzobispo de Tulancingo durante el encuentro: “Hay falta comunicación entre sacerdotes y laicos, además desconocimiento en el funcionar o accionar del Consejo de Foranía; más aún no hay calidad de reuniones”.

La comitiva de vicarios presentes, quienes acompañan al obispo en cada visita pastoral, dijeron que tomarán en cuenta las inquietudes expuestas para llevarlas a la Asamblea Diocesana de Pastoral.

Firma de actas

Para clausurar la sétima visita pastoral del año en la diócesis se dio paso a la firma de actas por parte del obispo, el párroco, sacerdotes y agentes de pastoral presentes; escrito que lleva la reseña de todo lo visto durante dos días de trabajo en Huauchinango.

“Ha sido provechoso el tiempo invertido en este espacio de la visita pastoral, solo les pido que lo que tengamos que hacer hagámoslo de la mejor manera para seguir caminando juntos”, sentenció Mons. Domingo Díaz Martínez.

Concierto

Al finalizar el día se tuvo un evento denominado Encuentro con la Cultura, con un concierto ofrecido por el Conservatorio de Música de Puebla, extensión Huauchinango, del director Néstor Rebollo; actividad abierta y gratuita que tuvo lugar al interior del Santuario de Nuestro Señor Jesucristo en su Santo Entierro.

La Misa celebrada por la noche fue ofrecida a Dios por todo el trabajo pastoral realizado hasta ahora en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *