Noticias

junio 15, 2019

Evalúan y reflexionan trabajo de sacerdotes con Pastoral Juvenil

Por: Pbro. Luis Ángel Zamora Almaraz
  • En su semana de estudio, alrededor de 100 sacerdotes fueron parte del eje central del encuentro: los jóvenes.

Llegó la revitalización de la Pastoral de Adolescentes y Jóvenes a la Arquidiócesis de Tulancingo, entró por el corazón de sus pastores, de sus sacerdotes.

Y es que del 10 al 13 de junio se vivió una semana de estudio que por gracia de Dios tuvo como eje central la Pastoral Juvenil, en la que se contó con la asistencia de 100 sacerdotes encabezados por Mons. Domingo Díaz Martínez, acompañados por la comisión diocesana de la PAJ.

Los reunidos fueron iluminados por el documento Christus vivit del Papa Francisco, como fruto del más reciente Sínodo cuyo tema principal fue: Los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional; bajo la coordinación del Pbro. Luciano de Jesús “Padre Lucho”, asesor nacional de Pastoral Juvenil.

Bajo el método de la revitalización, el presbiterio tuvo acercamiento a la Pastoral de Adolescentes y Jóvenes de la arquidiócesis, ya que los jóvenes, en su oportunidad, fascinaron a los sacerdotes al dirigir momentos de oración, en el que juntos se postraron para pedir la luz del Espíritu Santo y los buenos frutos de la semana de estudio.

Los sacerdotes escucharon no sólo a los jóvenes, sino principalmente a ellos mismos, al reflexionar preguntas como: ¿quiénes son los jóvenes para mí? ¿Cómo me siento ante ellos?

También escucharon la voz de la Iglesia al reconocer el proceso histórico de la Pastoral Juvenil en la Iglesia y México, por lo que dejaron claras las líneas de acción que la Iglesia debe poner ante el momento histórico que se vive.

A la luz del Espíritu Santo, discernieron sobre los caminos para acompañarse en esta labor pastoral con los jóvenes, a quienes se les reconoció como el “ahora de Dios”.

“No se va a escatimar en invertir todos nuestros medios para impulsar la pastoral de juventud, porque nosotros no tenemos muchos recursos, pero tenemos a Jesús y en Él tenemos todo”, se dijo durante el encuentro.

De esta forma se evaluó con esperanza y amor lo que la diócesis tiene y ofrece para el trabajo con los adolescentes y jóvenes, tanto en sus expresiones juveniles (misiones, Pascua, movimientos), como en sus medios específicos (situaciones, críticas, universitarios, indígenas).

A partir de esto fue como convirtieron su esperanza en tareas concretas y líneas de acción que quedan como proyecto para el trabajo pastoral.

Cada momento fue celebrado por la oración, la vivencia de la Eucaristía y la fraternidad, con la que animados por los jóvenes se pudo recordar el paso por esta edad.

Por último, el presbiterio reconoció que ha llegado el tiempo en que «el Señor derramará su espíritu sobre todos los hombres: sus hijos y sus hijas profetizarán, sus ancianos tendrán sueños proféticos y sus jóvenes verán visiones» (Jl 3,1).






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *