CATEQUESIS

febrero 19, 2018

Exequias eclesiásticas (sepultura)

Pbro. Usbaldo Castaño Zapata / Arquidiócesis de Tulancingo

La ley canónica establece que son un derecho de los fieles y un deber de la Iglesia.

Se entiende por exequias eclesiásticas los ritos sagrados y sufragios establecidos por la Iglesia para implorar la ayuda espiritual en favor de los fieles difuntos, y en ellos se manifiesta la fe personal y el espíritu evangélico con que se honra el cuerpo de los difuntos que fueron templos del Espíritu Santo.

El Canon 1172 § 2 determina el sentido de las mismas: ayuda espiritual para el difunto, honor a su memoria y a su cuerpo y consuelo de esperanza para los deudos.

La ley canónica establece que las exequias son un derecho de los fieles y un deber de la Iglesia, conforme a las normas canónicas y litúrgicas que las regulan. Aunque en los pueblos se conservan con gran arraigo las tradiciones cristianas de rendirle honor y respeto a los fieles difuntos, en los ambientes urbanos cada día es más común que se vele en funerarias.

Se ha perdido paulatinamente el respeto y la reverencia que se le debe a los difuntos, al tomar en consideración que fueron templos vivos del Espíritu Santo.

Las mismas funerarias han favorecido un ambiente de relajación y de poco respeto, en ocasiones las salas de velación son para atender a los vivos con refrigerios y lugares para la plática coloquial, en lugar de ser espacios que inviten a la oración.

También en nuestro tiempo se ha hecho cada vez más frecuente la cremación de los cuerpos, pero permítanme comentar lo que la Iglesia establece al respecto. La ley canónica es favorable a conservar la tradición de inhumar (sepultar) el cadáver, pero admite la cremación «a no ser que se realice por motivaciones contrarias al sentir cristiano».

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *