Historia y tradicion

agosto 16, 2018

Gran solemnidad al Obispo de Hipona

Sem. Ángel de Jesús Díaz Sauza / Arquidiócesis de Tulancingo

La fiesta comienza el 26 y culmina el 31, en cada día festivo se venera a cada una de las imágenes que embellecen el templo.

Venerar a los santos en la vida de la Iglesia es de suma importancia, ya que en ellos encontramos ejemplos  de vida y un alimento para nuestra fe.

En agosto se venera a un gran santo de la Iglesia, y no sólo por su santidad, sino por aportar grandes conocimientos filosóficos y teológicos a la humanidad; es así como en Tenango de Doria, parroquia de la diócesis de Tulancingo, perteneciente a la foranía Sierra Hidalgo-Veracruz, se festeja con gran solemnidad al Obispo de Hipona.

La fiesta comienza el 26 y culmina el 31, en cada día festivo se venera a cada una de las imágenes que embellecen el templo de San Agustín; todo inicia con las vísperas de las llamadas mayordomías, en la cuales se vive la Eucaristía en medio de danzas, adornos impresionantes de ores, procesiones y fuegos pirotécnicos.

En cada mayordomía se “toca el alba”, momento en el que la gente desde muy temprano hace sonar las campanas del templo; se acompaña este momento con tríos, bandas y un acto de veneración de la imagen con incienso y coronas de flores de múltiples colores.

En las celebraciones Eucarísticas sobresalen signos, tales como: la presentación de las ofrendas por medio de las danzas con las que se manifiesta un corazón agradecido a Dios que da sin medida, además se hace el enfloramiento del sacerdote que preside la celebración.

Estos momentos son resaltados por tríos que hacen una alabanza a Dios y durante las noches no puede faltar la quema del famoso torito y del castillo; para finalizar se realiza la procesión de las procesiones: todas la imágenes son llevadas por las calles principales del pueblo y no solo las del templo, se agregan además la de las 34 comunidades que le corresponde a esta parroquia.

El acto es encabezado por el santo patrono y finaliza con la imagen de Cristo Rey para simbolizar que nuestro Señor Jesucristo es el santo de los santos.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *