CATEQUESIS

febrero 19, 2018

Hogares sin hijos

Red Familia / Colaboración

La dinámica social ha dado un giro total, actualmente existen muchos jóvenes que prefieren trabajar y estudiar.

Actualmente las mascotas se han convertido en algo muy importante en los hogares, incluso hay quienes las consideran y tratan como si fuera un hijo o un miembro más de la familia, les compran accesorios, ropa y hasta zapatos.

Pero aquí valdría la pena preguntarnos: ¿por qué se presentan este tipo de conductas y qué consecuencias podría tener en la sociedad? La dinámica social ha dado un giro total, actualmente existen muchos jóvenes que prefieren trabajar y estudiar antes de adquirir el compromiso de formar una familia y tener  hijos.

Sin embargo, dado que el ser humano es un ser social por naturaleza, busca tener compañía para no sentirse solo y es aquí donde las mascotas se convierten en el sustituto de la persona ausente.

Este nuevo modelo de humanizar a los animales y sustituir a los hijos con mascotas repercute negativamente en la sociedad, ya que pone a México en riesgo de sufrir los efectos negativos del invierno demográfico, tales como la vulnerabilidad del sistema de pensiones, la baja oferta del mercado laboral, las finanzas públicas, la poca convivencia social y la nula solidaridad familiar, todo esto a causa de la disminución de la tasa de fecundidad.

Actualmente el 26.3% de los hogares no tienen hijos de un total de 32.9 millones de hogares que hay en México, según cifras del INEGI; si en el corto y mediano plazo este porcentaje aumenta, provocará serios problemas económicos, sociales y culturales derivados de la baja tasa de reposición poblacional que es evidente en el país.

Según un estudio realizado por el Consejo Nacional de Población (Conapo), llamado: Proyecciones de la Población de México del 2005 al 2050, advierte que el país está por debajo de la tasa de reposición; es decir, que mueren más mexicanos de los que nacen, y que de continuar esta tendencia la población envejecerá paulatinamente y para 2050 la mayoría será de la tercera edad.

A pesar del estudio realizado por Conapo, la política de población promueve la disminución de los nacimientos, aunado a que las campañas con mensajes dirigidos a los jóvenes presentan al embarazo como algo tan negativo como las enfermedades de transmisión sexual, y todo esto origina que los adultos jóvenes tengan poco o nulo interés en formar una familia.

Según datos del INEGI, la conducta responde a un dicho creado en los años 60’s, que decía: “La familia pequeña vive mejor”, lo que dio pie a generar un cambio en la percepción social y poner a los hijos como un obstáculo para el desarrollo personal y de pareja.

Sin embargo, poco se ha difundido sobre los beneficios que brindan los hogares con hijos. Ellos te dan la oportunidad de conocer un tipo de amor que no es posible conocer y entender hasta que lo vives, te da la fuerza para lograr cosas que no imaginabas; es decir, sacan lo mejor de ti como persona y mejoran la salud física, ya que los adultos tienden a cuidarse más que cuando no tenían hijos.

Ser padre es benéfico para la salud

Según un estudio en el que investigadores controlaron la presión arterial durante 24 horas de 200 hombres y mujeres casados, se encontró que las parejas con hijos tenían lecturas de presión sanguínea significativamente más bajas que los que no los tenían.

Desde el punto de vista económico también existen beneficios, ya que contrario a lo que se pudiera pensar los hijos obligan a dejar de malgastar el dinero y a dedicarlo en cosas que realmente merecen la pena; también muestran el valor del ahorro.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *