Iglesia y Sociedad

noviembre 1, 2018

Ideales de la Revolución Mexicana

Por: Pbro. Mariano Cerón Rojo / Diócesis de Tula

El nacionalismo es un manantial del cual aún brotan convicciones, prejuicios, creencias, imaginarios e ideales que tienen resonancia en la sociedad.

En 1946, el historiador y educador Daniel Cosío Villegas anunció en un artículo de revista titulado “La crisis de México”, que la Revolución Mexicana había muerto; sostenía que los grandes principios de la Revolución se habían corrompido o habían sido abandonados.

En contadas excepciones los hombres no habían estado a la altura de sus responsabilidades históricas; sin embargo, lo cierto es que la transformación que el país experimentó entre 1921 y 1946 fue muy profunda.

Durante 20 años un Estado, producto de una revolución social, había puesto en marcha ambiciosas reformas que buscaron modificar la política, el campo, la fábrica y la escuela.

No podemos comprender al país en el que vivimos hoy sin considerar los años de reconstrucción nacional; los revolucionarios lograron rehacer al país, lo hicieron de muchas formas que todavía hoy afectan la marcha de la política y la sociedad mexicanas.

El nacionalismo revolucionario es un manantial del cual aún brotan convicciones, prejuicios, creencias, imaginarios e ideales que tienen aún una resonancia emotiva importante en la sociedad mexicana.

La Independencia, la Revolución, la expropiación petrolera, la reforma agraria; Hidalgo, Morelos, Juárez, Madero, Carranza, Zapata, Villa, Obregón y Cárdenas no son únicamente temas “políticos”, sino también momentos y nombres clave, emblemas de una tradición popular gloriosa que conserva con orgullo, la identidad nacional, la memoria colectiva del pueblo como eventos y figuras de la historia que sabe propia.

Actualmente el 20 de noviembre es una fecha en la que los mexicanos aprovechan la oportunidad de disfrutar días de asueto; a veces algunos no conocen qué se celebra.

El propósito principal de los personajes que intervinieron en la revolución fue crear un ambiente de equidad y respeto con la justa repartición de tierras y la defensa de la soberanía nacional, principios que actualmente pudieran parecer letra muerta; aquellos héroes revolucionarios dieron su vida en aras de obtener una mejor nación.

Por eso, un aniversario de la Revolución Mexicana puede ayudarnos a discutir sobre nuestra difícil realidad; aquel México revolucionario era desigual y con un régimen político incapaz de dar salida a la demanda y a la tensión social.

Nuestra sociedad contemporánea es atravesada por la desigualdad y la inoperancia de los sistemas políticos; desde 1910 hasta nuestros días algunas cosas no han cambiado, tristemente parece que continúan igual.

Sucesos principales

  • 1910 Madero promulga el Plan de San Luis, desconoce a Porfirio Díaz como presidente y propone levantarse en armas.
  • 1911 Zapata promulga el Plan de Ayala, se restituyen sus tierras a los indígenas.
  • 1913 Huerta traiciona a Madero en lo que se llama Decena Trágica; Madero es asesinado.
  • 1913–1914. En contra de Huerta, Villa y Carranza realizan levantamientos en el norte y Zapata en el sur.
  • 1915 Venustiano Carranza es nombrado presidente de la República.
  • 5 de febrero 1917. Se proclama la nueva Constitución de 1917.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *