Noticias

enero 19, 2019

Iglesia de Tula se solidariza ante angustia y sufrimiento en Tlahuelilpan

Redacción

Mons. Juan Pedro Juárez Meléndez emitió un comunicado a través de la cuenta oficial de su diócesis en la plataforma Facebook.

“Como obispo de la Diócesis de Tula, a nombre de los sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y fieles laicos, me solidarizo ante la angustia y sufrimiento de un numeroso grupo de familias de las comunidades vecinas a Tlahuelilpan”, se lee al principio del texto emitido a los primeros minutos de este sábado, tras la explosión de un ducto durante la tarde del 18 de enero.

Mons. Juan Pedro Juárez Meléndez se dirigió a todos los fieles cristianos católicos de la parroquia de San Francisco de Asís (Tlahuelilpan) y a todos los ciudadanos de esta “querida comunidad” para mostrar cercanía a las familias de la veintena de muertos (cifra oficial hasta el cierre de la nota), otro número desconocido de heridos y algunos más en calidad de desaparecidos.

El obispo de la diócesis perteneciente a la Provincia de Hidalgo también refirió que los sacerdotes más cercanos a la región se dieron a la tarea de ir a los hospitales para orar y atender a heridos, “alentando a los familiares y amigos de los hermanos que han sufrido esta inesperada situación”.

Inclusive aseguró su presencia “lo antes posible, para compartir con ustedes en la fe y la esperanza estos difíciles momentos”; además de poner ante las plantas de la Virgen de Guadalupe, y en sus benditas manos, “las lágrimas, angustias y toda clase de sufrimientos de todos los hermanos accidentados y de sus familias” durante la Misa en el Tepeyac de este sábado, como parte de la peregrinación anual diocesana.

“María no nos abandona y siempre está cerca de nosotros y nos dice una vez más: ‘¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?’. Solo, en Jesús su Hijo, muerto y resucitado, puede mostrarnos ante estos hechos el camino de la esperanza, de la luz y del consuelo”, agregó.

Del mismo modo, abogó al Señor por las personas que ha llamado a su encuentro: “Pedimos se apiade de ellos y les conceda el descanso eterno; por los que se encuentran heridos suplicamos a Dios su pronto restablecimiento; por los que aún no se encuentran hacemos votos para que se tengan buenas noticias de ellos”.

Por último, se dirigió a la comunidad de católicos, de otros credos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, para ofrecer la seguridad de “elevar fervientes oraciones ante tan difícil situación”.

“Dios nuestro Padre, lleno de bondad y misericordia, tenga piedad de nosotros y nos conceda la fortaleza y el consuelo para afrontar estos momentos de tanto dolor y sufrimiento en la esperanza de su Palabra que cura y salva”, concluye el comunicado.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *