CATEQUESIS

agosto 29, 2018

Involucrémonos en la educación escolar de nuestros hijos

Redacción / Red Familia

Hacer tarea con ellos es una buena forma de saber qué aprenden y cómo lo hacen; no olvides ir a sus juntas y eventos.

Es necesario conocer algunos consejos que ayudarán a tener mayor cercanía con ellos y de la mejor manera.

Los primeros años

Cuando los pequeños inician su educación escolar necesitan total apoyo de los papás, pues se enfrentan a nuevos retos y entran en contacto con otras personas.

Sentirse desprotegidos en estos momentos tan importantes puede traer repercusiones en su desenvolvimiento, por ello procura acompañarlo a la escuela y ser tú quien lo recoja, también despídete de él antes de que entre.

Usa frases motivantes que despierten interés por ir al colegio, ten paciencia con sus trabajos escolares, pues muchos de ellos requerirán tu participación.

Por último, escucha lo que tu hijo quiere decir acerca de la escuela, ya que es importante saber cómo se siente en ese nuevo ambiente.

Primaria

Durante esta etapa existe un periodo que generalmente es de estabilidad: nuestros hijos se adaptan a la vida escolar, forman lazos de amistad más sólidos y empiezan a ser más independientes.

Pero esto no significa que los padres deban hacer a un lado su interés por el desenvolvimiento de los niños, esta es una etapa en la que su aprendizaje definirá mucho de lo que serán en un futuro; por lo tanto, debemos acompañarlos en su vida académica.

Hacer tarea con ellos es una buena forma de saber qué aprenden y cómo lo hacen; no olvides ir a sus juntas y eventos, eso los hará sentir reconocidos y los motivará a hacer distintas actividades en la escuela.

También hay que mantenerse informado sobre las normas al interior del colegio, sus instalaciones, quiénes son los amigos de los pequeños, cómo es la relación con ellos y con los profesores.

Adolescencia

Muchos padres de familia cometen el error de dejar de involucrarse en la educación escolar de sus hijos porque “ya están grandes”, pero es importante comprender que, sin importar la edad, el apoyo de la familia siempre será necesario.

El último año de primaria y el primero de secundaria son importantes por los cambios físicos, psicológicos y sociales por los que atraviesan nuestros hijos; no podemos dejar que pasen por esto solos.

Durante esta etapa se debe reforzar la atención en las actividades de los hijos, aunque esto no significa que los sobreprotejamos, debemos brindarles confianza y dejarlos vivir sus propias experiencias.

Por muy incómodo que parezca es mejor prevenirlos: habla con ellos sobre temas como bullying, sexualidad, violencia o drogadicción, pues a esa edad se verán expuestos a tales cosas.

 Comienzo de un nuevo curso  

Estar presentes en la educación escolar de los hijos es fundamental en cualquiera de sus etapas, y es importante saber cómo hacerlo en cada una de ellas.

Inicia un nuevo ciclo escolar y los padres de familia sueñan con un futuro exitoso y gratificante, pero un factor que interviene de forma directa en su desenvolvimiento es la presencia que se tiene en su educación escolar.

La clave para una buena educación escolar es una constante comunicación entre la familia, los profesores y los alumnos; si se logra, esto contribuirá al futuro exitoso y gratificante que todos deseamos para los hijos.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *