Editorial

enero 9, 2018

Jóvenes: la Iglesia les anuncia a Jesucristo para que, al conocerlo, sean sus misioneros

MONS. JOSÉ HIRAÍS ACOSTA BELTRÁN OBISPO DE HUEJUTLA

La Iglesia en México ha iniciado el Año de la Juventud con la finalidad de intensifiicar la Pastoral Juvenil y llevar o tratar de llevar a todos los jóvenes la Buena Nueva de Nuestro Señor Jesucristo.

Este es un propósito nacido del mismo mandato del Señor: «Vayan por todo el mundo, lleven la Buena Nueva a todos los hombres, enséñenles a cumplir lo que yo les he mandado…» (Mt 28,19-20).

Hermanos jóvenes, Dios nuestro Padre nos ha enviado a su único Hijo, encarnado en la Santísima Virgen María para estar, por medio de Él, cerca de nosotros, cerca de ustedes. En este tiempo nos hemos preparado para celebrar un aniversario más de su presencia entre nosotros y, no sólo entre nosotros, sino en nuestros corazones.

El Señor Jesús es para todos, y lo es para ustedes jóvenes: el Camino, la Verdad y la Vida. A ustedes les ha tocado vivir un cambio de época, con relación a la de muchos de nosotros.

La de hoy es una época tecnologizada, los medios de comunicación en su pleno apogeo, sobre todo en las ciudades, una época de mayores formas de consumismo, de globalización, de cierto confort, de promoción del placer como un fin.

Es una época en la que hay muchas cosas buenas, sin duda; pero también muchas cosas que consideramos como fines en sí mismas; muchas veces creemos que esta época nos ofrece lo máximo y como lo único que nos puede proporcionar la felicidad, cuando son medios que nos ayudan a realizar nuestra vida, pero jamás nos darán esa plena felicidad que buscamos.

Es importante tener mucho cuidado. No perdamos de vista que somos seres espirituales, racionales, no solamente constituidos de materia; estemos abiertos a la fe en nuestro Señor Jesucristo, el alegre mensaje para nuestras vidas, ya que sólo con nuestro conocimiento y entrega a Él podremos satisfacer nuestras más grandes aspiraciones de felicidad.

Por otra parte, jóvenes, unidos al Señor Jesús, se hacen llenos de esperanza. El Papa les ha dicho: «Necesitamos hoy jóvenes con esperanza y jóvenes con fortaleza. No queremos jóvenes debiluchos, que están ‘ahí no más’ (…) no queremos jóvenes que se cansen rápido y que vivan cansados, con cara de aburridos. Queremos jóvenes fuertes y con esperanza, ¿por qué?, porque conocen a Jesús, porque conocen a Dios, porque tienen un corazón libre… Hagan lío y organícense bien; un lío que nos dé un corazón libre y un corazón solidario, que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza». (Paraguay/Julio/2015)

Además, la prioridad para Francisco es contar con una juventud misionera. Jóvenes: Cristo tiene confianza en ustedes, les confía el futuro de su propia misión: «Vayan, hagan discípulos; vayan más allá de las fronteras de lo humanamente posible y construyan un mundo de hermanos y hermanas. Quiero lío en cada diócesis, quiero que se salga fuera, quiero que la Iglesia salga a la calle; las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir; los jóvenes tienen que salir a luchar por los valores».






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *