Provincia Eclesiástica de Hidalgo

abril 19, 2019

Jóvenes: reflexión central de arzobispo en Vía Crucis

Por: Filiberto Monter Santiago

Mons. Domingo Díaz Martínez también destacó el valor de la mujer y la vida a lo largo de las 14 estaciones este Viernes Santo.

Desde las primeras horas de este Viernes Santo, el arzobispo de Tulancingo comenzó el recorrido que encabezó por las 14 estaciones del Vía crucis; partió de Catedral y continuó por las principales calles de la sede metropolitana.

Desde la primera estación marcó su ofrecimiento, pues reflexionó: “No hemos defendido a los jóvenes de la droga, ni a los pobres de las injusticias”; luego exhortó a defender las causas justas.

Del Sínodo de los Obispos, celebrado en octubre pasado, emanó una exhortación del Papa que lleva por nombre Christus vivit, la cual contiene sugerencias y posturas respecto a diferentes situaciones sociales a las que se enfrenta el sector de la sociedad que es mayoría a nivel mundial.

Ante ello, Mons. Domingo Díaz Martínez centró sus reflexiones del Vía crucis en los jóvenes, a quienes sugirió dejarse ayudar por el Cirineo actual de la Iglesia: “Se llama Pastoral Juvenil, luchemos para que este Cirineo siempre exista en nuestra parroquia y les brinde ayuda en su caminar diario”.

No obstante, exhortó a las más de 500 personas que lo acompañaron desde las 8:00 horas, pedirle a Dios “nos regale jóvenes líderes, valientes y con sentimiento de amor por los que sufren”.

Pero también, como una obra de la cual no se espere otra recompensa que no sea el Reino de los Cielos, no ser motivo de que los jóvenes “caigan en vicios, maldad y pobreza”.

“Limpiemos el rostro de los jóvenes, y entonces recibiremos una recompensa si nos acercamos al que sufre, lo alentamos y lo ayudamos.

El obispo de Tulancingo lanzó un llamado especial en este Viernes Santo a la figura paternal del hogar: “Atención papás, cuiden a sus hijos adolescentes y jóvenes de los vicios, porque ellos son leño seco para la droga”.

Centrado en el tema familiar, muy discutido socialmente, acotó: “Ningún hombre es caso perdido, por muy mal que se encuentre. Ningún hijo es caso perdido en la familia, ningún papá o mamá son caso perdido a pesar de la peor circunstancia”.

Por ello también alentó a los jóvenes a cumplir con el cuarto mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre. Dales alegrías, no tristezas, toma tu cruz. Haz lo que te corresponde y hazlo bien. Enseña a los niños también a hacerlo”.

Aseguró que a pesar de las caídas, normales en el camino de la vida como Jesús las tuvo en su recorrido a la cruz, no queda más que levantarse y cuidarse de no volver a caer: “Vean hacia el futuro”.

Y es que, según Mons. Domingo Díaz Martínez, la juventud no está perdida, está desorientada; y a la sociedad le toca guiarla hacia el camino correcto.

Valor de la mujer

Asimismo, en más de una estación del Vía crucis, el obispo destacó el valor de la mujer en la sociedad, ya que “ella es de igual dignidad que el hombre, aunque todavía en nuestro tiempo sea visto de menor valor”.

Pidió respeto y cuidado: “La mujer sí tiene mucha importancia en la vida de la Iglesia, de la política y de la sociedad. Pidámosle a Dios la presencia de la mujer en la vida de todos nosotros, porque hace mucho bien a la familia y a la Iglesia, debemos apreciar su aportación y darle su verdadero valor”.

Despojo de la vida

Casi al término de las 14 estaciones, el obispo como figura de pastor en la Provincia de Hidalgo, donde aún se discute increiblemente el valor de la vida humana, reflexionó sobre el despojo de las vestiduras de Jesús, el mismo que hoy en día sufren inocenetes.

“Se despoja al hombre de sus bienes, de sus tierras, de sus recursos. Nos quieren despojar hasta de la vida con el aborto. Que Dios perdone a todos los que despojan de sus bienes, tierras, recursos y la vida a quienes no pueden defenderse”, enfatizó.

Al final recalcó en la juventud, que puede ser despojada hasta de sus fuerzas a causa de los vicios, la droga y el desenfreno.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *