Noticias

octubre 3, 2019

“Justifico mi necesidad de misericordia”, expresa sacerdote tras ser ordenado

  • Ángel de Jesús Díaz Sauza recibió el segundo grado del sacramento del orden, en Almoloya, ante el presbiterio de Tulancingo, familiares y la comunidad reunida.
Por: Filiberto Monter Santiago

La Iglesia de Tulancingo se alegró con una nueva ordenación sacerdotal, a casi un año sin celebrar un fruto vocacional más del Seminario de San José, con la consagración de Ángel de Jesús Díaz Sauza, en Misa presidida por Mons. Domingo Díaz Martínez.

Almoloya fue testigo, el lunes 30 de septiembre, de la celebración que reunió a parte del presbiterio, seminaristas, religiosas y familiares del diácono que recibió el segundo grado del sacramento del orden.

Ángel de Jesús Díaz fue interrogado por el obispo, juró obediencia, se postró, recibió la imposición de manos, fue ungido y revestido; luego recibido con gran alegría como sacerdote para siempre.

Pero también exhortado a no perder la paciencia con su feligresía, a ser obediente, visitar a los presos y promover la caridad; a rezar junto a la comunidad y a perdonar los pecados.

“No vayas a ser un sacerdote que diga sí prometo en la ordenación y en el trabajo pastoral diga no prometo; procura llegar a tiempo a las reuniones, porque si calculas llegar cuando haya terminado la Misa, ni evangelizas ni te santificas”, externó el señor obispo en su homilía.

Mons. Domingo Díaz Martínez fue claro al pedirle que sirva a su parroquia, “porque tu presencia dice mucho, tu ejemplo es valioso”; además le pidió cuidado con el maltrato a la mujer y a los niños, no sin antes recordarle guardar el celibato.

“Enseña a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos a leer la Biblia”, fue otra de las tareas encomendadas al recién ordenado.

Mons. Domingo Díaz Martínez aprovechó para recordar el papel tan importante que tiene el sacerdocio dentro de la Iglesia, porque “presta su intelgencia para enseñar a hacer el bien, presta sus oídos para escuchar los pecados y perdonarlos; y sus labios para hablar de Dios, del Hijo de Dios y de la Madre de Dios”.

El arzobispo de Tulancingo también le mencionó que sus manos sean utilizadas para bendecir y saludar, su corazón para amar, sus pies para buscar a los hijos de Dios, su dinero para ayudar a los necesitados y su tiempo para organizar la evangelización; “procura ser humilde”, advirtió.

Por último pidió a la comunidad hacer oración por el nuevo sacerdote, y a la Inmaculada Virgen María, “motive a su hijo Ángel de Jesús a vivir con un corazón limpio, con unos labios puros y unas manos limpias de maldad”.

Cabe mencionar que los sacerdotes Pedro Luis Ángeles Ballesteros e Hipólito Escorcia Achautla se encargaron de revestir al nuevo presbítero, a quien le fue aprobado confesar y ejercer su ministerio en la parroquia de San Judas Tadeo (Pachuca Norte), donde ya se desempeñaba como diácono.

“Soy barro y que eso se comprenda”

Al final de la Eucaristía que se tornó emotiva por la manifestación de muestras de cariño al nuevo sacerdote por parte de familiares y amigos, el Pbro. Ángel de Jesús Díaz Sauza dirigió unas palabras a la comunidad reunida, escritas según su testimonio, durante sus ejercicios espirituales previos.

“Soy barro y que eso se comprenda, no para justificar mis faltas, pero sí justifico mi necesidad de misericordia”, externó al principio del mensaje.

“Por eso necesito que se luche a mi lado, necesito el amor de todos: la pureza y la alegría de los niños, la cruz de los enfermos, la libertad de los cautivos, la sabiduría de los abuelos, la perseverancia de los matrimonios, a mi familia de sangre, a mi familia la Iglesia, a mi padre y a mi madre, hermanos de sangre y hermanos sacerdotes”, pidió.

Posteriormente lanzó un agradecimiento especial a Mons. Domingo Díaz Martínez por haber confiado en él: “Apostó por mí y no le voy a fallar, no le voy a fallar a la Iglesia”.

Las parroquias de San Judas Tadeo (Pachuca Norte) y Santiago Apóstol (Pahuatlán) ofrecieron cada una un ramillete espiritual por el nuevo sacerdote.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *