Iglesia y Sociedad

Agosto 10, 2017

La asistencia humanitaria que se brinda en la provincia de Hidalgo

Pbro. Mariano Cerón Rojo / Anahi AngelesMoreno

La casa del migrante “El Samaritano” atiende necesidades básicas de alimentación, vestido, descanso, aseo personal y salud.

La casa del migrante “El Samaritano” se encuentra ubicada en la comunidad de Bojay, municipio de Atitalaquia (Hidalgo), donde las hermanas religiosas de la Congregación de los Sagrados Corazones, en colaboración con el Servicio Jesuita a Migrantes de México y la Diócesis de Tula, ofrecen un comedor a personas transmigrantes centroamericanas y nacionales en tránsito.

Ahí también se atienden necesidades básicas de alimentación, vestido, descanso, aseo personal y salud; mientras que su objetivo principal es mejorar la condición de las personas en su paso por esta zona de Hidalgo.

Se brinda también un apoyo de calidad en sus necesidades básicas, mediante un trato digno, igualitario y cercano; además se otorga servicio médico de primer nivel, mientras que en casos de emergencia, la canalización a instituciones de salud.

Además de que existe atención psicológica y escucha, se cuenta con el programa de llamadas gratuitas que apoya la Cruz Roja internacional, además de dar una orientación sobre el paso de los ferrocarriles en este sitio.

Este tema nos puede ayudar a crecer en la sensibilidad y el compromiso de ayudar al prójimo en desgracia, situaciones de vida que pueden estar lejos de nuestro hogar pero que son una realidad en el mundo.

Antecedentes

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada 19 de agosto, convoca a celebrar el Día Mundial de Asistencia Humanitaria, con el que se pretende crear un espacio de reflexión y sensibilización dada la cantidad de hombres y mujeres que han dado su vida a esta labor.

La fecha recuerda del trágico ataque terrorista contra la sede de la ONU en Bagdad, Irak; la tarde del 19 de agosto de 2003 murieron 22 personas y más de cien resultaron heridas. Del año 2000 al 2016 más de 3 mil 500 personas han sido víctimas de ataques de diversa índole.

El Día Mundial Humanitario quiere recordar a quienes han perdido la vida o han sufrido lesiones durante su trabajo voluntario, pero también celebra el gran espíritu humanitario que se pone al servicio de todo el mundo, al proporcionar ayuda y asistencia a las víctimas de conflictos y de- sastres naturales.

El auxilio humanitario responde también a emergencias ante cualquier catástrofe, naturales o por la acción del hombre, con comida, agua, refugio y asistencia sanitaria.

La misión de los trabajadores es proteger y salvar las vidas de todos aquellos a quienes sirven, y asegurar en todo momento el respeto al ser humano y a su dignidad, sin tomar partido en las hostilidades, desde la neutralidad respecto a raza, nacionalidad, sexo o religión.

La ONU estima que alrededor de 130 millones de personas dependen de la asistencia humanitaria para sobrevivir y reconoce el trabajo de quienes trabajan a nivel internacional.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *