Noticias

enero 18, 2019

La Capilla Sixtina

Por: Comisión de Liturgia / Arquidiócesis de Tulancingo 

Antecedentes

  • En 1471 fue elegido Papa Francesco della Rovere, quien tomó el nombre de Sixto IV.
  • Era un hombre astuto, ambicioso y muy culto, amante de los libros y de las artes, tanto así que durante su pontificado, Roma se convirtió en un polo de atracción para los más importantes intelectuales de la época.
  • Enriqueció la biblioteca vaticana con los clásicos y la abrió a los humanistas. A su nombre está ligada la más grande empresa artística del Renacimiento italiano.

Comienzo

  • En la segunda mitad de los años setenta, el Papa Sixto IV inició la construcción de la Magna Capilla.
  • Documentos no ayudan a establecer con precisión la fecha de inicio de los trabajos, ni tampoco el nombre del arquitecto, pero la mayor parte de los estudios converge en 1477 y sobre el florentino Baccio Pontelli.

Composición

  • Sixto IV convocó a los más grandes talentos de su tiempo y elaboró personalmente un cuidadoso programa iconográfico.
  • Para el techo eligió un cielo estrellado con un gusto un poco medieval, para el espacio existente entre las ventanas los retratos de cuerpo entero de los Papas que lo precedieron.
  • En la pared del altar la Asunción de la Virgen María; en las paredes largas y el lado opuesto al altar las escenas de la vida de Moisés y de Cristo. Las escenas con las historias del Antiguo y Nuevo Testamento y sus respectivos protagonistas; Cristo y Moisés, el Mesías y su precursor, se miran y se hablan.
  • Sixto IV murió en 1484 seguramente satisfecho de su empresa.

Influencia artística

  • En 1503 fue elegido Papa Julio II, quien quiso, al igual que su tío, dejar un legado. En la etapa del llamado Renacimiento maduro, tiempo de la perspectiva y la proporción, se despertó el interés por los seres mitológicos.
  • La artes luchaban entre sí por la primacía. En ese tiempo existió un hombre florentino que hablaba de la superioridad de la escultura, aunque practicaba pintura, poesía y arquitectura.

Miguel Ángel Buonarroti

  • En 1508 aceptó la tarea de realizar en la bóveda nueve escenas del Génesis, junto con la figura de los profetas, las sibilas y los antepasados de Cristo; las dificultades no eran pocas.
  • La superficie la consideró vasta, puesto que rechazó la ayuda de colaboradores.
  • La curvatura de la bóveda le comportó un problema de distorsión óptica, además de la altura, y el Papa tenía mucha prisa por que la obra se llevara a término los más pronto posible.
  • El artista reveló toda su genialidad y logró finalizar las escenas en 1511, tras invertir menos de cuatro años.

Gran obra

  • Desde el punto de vista figurativo todo a la vez es un himno al cuerpo humano, a su fuerza, belleza y capacidad expresiva.
  • Se experimenta con cada tipo de giro; cada músculo es puesto en evidencia como una representación escultural.
  • El desnudo es investigado en todas sus formas. El paisaje natural y el fondo arquitectónico pasan a segundo plano.

Renovación

  • Pablo III quiso meter mano a la Capilla Sixtina para renovar completamente la parte del altar y el gran artista, Miguel Ángel, aceptó el reto.
  • Eran tiempos complicados, con la reforma protestante el mundo cristiano occidental vivió el drama del cisma y la Iglesia se vio obligada a repensarse así misma.
  • Era la edad de la contrarreforma y de ahí a pocos años se celebraría el Concilio de Trento, bajo la protección del mismo Papa. El Renacimiento había dado paso al drama de la moda.

Legado

  • La pared que Miguel Ángel pinta entre el 1536 y 1541 se presenta como un gran vórtice azul que involucra al espectador. Todo parte del centro donde está Cristo como un director de orquesta, quien eleva su brazo derecho y parece dar impulso al movimiento.
  • Se presenta como juez, mostrando, según las Escrituras, la heridas de las manos y del costado. A su lado está María, quien parece retirase, pero que dirige su mirada hacia abajo, hacia aquellos que la invocan en su papel de mediadora.
  • En torno a este núcleo central la multitud de los mártires, aquellos que se han ganado, por derecho, un lugar en el paraíso. Inmediatamente abajo los ángeles que soplan potentemente las trompetas para despertar a los muertos.
  • Abajo, a la derecha, el movimiento opuesto de quien no se salva. En las lunetas en alto los ángeles muestran y llevan a la gloria los instrumentos de la pasión. El sacrificio de Cristo es necesario para la salvación del hombre.

Valor actual

  • El escenario de la Sixtina, “extraordinaria custodia de fe y de arte”, “templo de gran valor simbólico y eclesial”, es el más idóneo para un evento tan importante como la elección del vicario de Cristo en la tierra.
  • Lugar fundamental de la Iglesia católica y que con su mensaje universal se convirtiera en la sede oficial del Cónclave en 1996, con la Constitución Apostólica Universa Dominici Gregis, de Juan Pablo II.

Descripción gráfica

  • 40 metros de largo, más de 13 metros de ancho y casi 21 metros en la parte superior de la bóveda.
  • Algunos estudiosos han visto una impresionante semejanza con las medidas y las proporciones del legendario templo de Salomón, en Jerusalén.
  • Vista desde fuera asemeja una fortaleza solida y austera con ventanas altas y estrechas y sin elementos decorativos; tanto como es de simple lo externo, cuanto rica y preciosa la decoración interna.

Esquema

Cara del centro de la bóveda desde el altar hacia la pared del fondo:

  • Dios separa la luz de las tinieblas
  • Dios crea el Sol y la Luna
  • Dios separa la tierra de las aguas
  • La creación de Adán
  • Dios crea a Eva
  • El pecado original
  • El sacrificio de Noé
  • El diluvio universal
  • La euforia de Noé

Caras externas de la bóveda:

  • Profeta Jonás
  • Profeta Jeremías
  • Sibila líbica
  • Sibila pérsica
  • Profeta Daniel
  • Profeta Ezequiel
  • Sibila Cumana
  • Sibila Eritrea
  • Profeta Isaías
  • Profeta Joel
  • Sibila délfica
  • Profeta Zacarías

En los triángulos en correspondencia con las ventanas: l

  • Los antepasados de Cristo

En los cuatro ángulos de la bóveda:

  • El castigo de Adán
  • La serpiente de bronce
  • David y Goliat
  • Judit y Olofernes

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *