Voz de la iglesia

febrero 6, 2013
 

La conversión pastoral

Por: Pbro. Cutberto Ramírez Gutiérrez

Hoy existen nuevos escenarios para la evangelización, que exigen un gran esfuerzo de todos los agentes de pastoral para encarnar el mensaje cristiano en los nuevos lenguajes.

Evangelizar (la misión propia de la Iglesia: EN 14), hoy no sólo es una tarea de la cual no se puede prescindir, sino que, realizar esa tarea resulta cada vez más complicado; bien sea por las circunstancias sociales, culturales, políticas, económicas, etc., o por la vivencia de la vida de Fe al interior de la propia Iglesia por el gris pragmatismo de la vida cristiana (DA 12).
Ante esta situación, ¿cómo respondemos a los cambios constantes de esta época? ¿cómo los enfrentamos? ¿qué proponemos? ¿cuáles son los nuevos escenarios a los que nos enfrentamos?
Desde hace no mucho tiempo, concretamente desde 1992 en Santo Domingo, se empezó a hablar fuertemente de la nueva evangelización, en sus métodos, en su ardor y en sus expresiones. El pasado Sínodo de los obispos, celebrado en octubre de 2012, trató este tema en relación con la transmisión de la Fe. La expresión nueva evangelización se volvió una constante en la predicación de Juan Pablo II en el continente americano; hoy se retoma para lanzar esa propuesta en otras circunstancias, pero igual de urgentes a toda la Iglesia.

Ahora bien, para llegar a esta nueva evangelización no se puede seguir actuando igual. El cambio de época nos exige cambios profundos en nuestra manera de ser y de actuar en medio del mundo como cristianos, como Iglesia. Cambios que nos hagan ser no solo creyentes sino, principalmente y sobretodo, creíbles. Si queremos obtener resultados diferentes, debemos de hacer las cosas diferentes.