Noticias

febrero 19, 2018

La Cuaresma te mantiene católico

+Jonás, Obispo de Culiacán / Colaboración

 

Une a la dinámica de escuchar la Palabra de Dios que ilumina la vida de los participantes, los estimula y da consistencia.

La Iglesia, madre y maestra, nos llama a través del año litúrgico a profundizar el misterio de nuestra salvación: Cristo muerto, resucitado y glorificado.

Lo celebramos con consciencia más profunda en las diversas etapas del año, a fin de que se asimile el misterio que nos ofrece una vida más intensa que brota de la sacramentalidad de la Iglesia a través de los ritos y oraciones que expresan la fe en la comunidad creyente.

Un católico que evita celebrar con su comunidad el misterio de salvación, se priva de la vitalidad que nos ofrece la celebración a través de la sacramentalidad de nuestra Iglesia, cuerpo vivo de Cristo.

Los signos, que hacen posible la participación de su vitalidad, son los instrumentos por los cuales el Señor resucitado asume la realidad carnal (agua, aceite, pan, vino, imposición de manos) y se ritualizan haciendo posible la irradiación vivificante de la vida dada en  abundancia.

El católico que celebra con su comunidad la Cuaresma se une a la dinámica de sus hermanos en la fe al escuchar la Palabra de Dios que ilumina la vida de los participantes, los estimula y da consistencia en su camino cuaresmal.

Al tomar parte activa en los ritos y aceptando los signos celebrativos propios de este camino a la Pascua de Cristo, se une a los discípulos del resucitado en el proceso renovador de este santo tiempo de conversión.

Por eso, la Iglesia nos motiva con la frase que acompaña el signo de la ceniza: «Arrepiéntete, cree en el Evangelio», acorde con el Evangelio de Marcos (1,15): «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, conviértanse y crean en la Buena Nueva».

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *