Editorial

marzo 19, 2019

La Cuaresma: un camino para ser perfectos

† Mons. Domingo Díaz Martínez / Arzobispo de Tulancingo

Dios nos llama a ser perfectos: «Ustedes sean perfectos, como su padre celestial es perfecto» (Mt 5,48); la Iglesia nos ofrece uncamino para lograrlo: la Cuaresma.Si un deportista logra ser perfecto,
gana una medalla en las Olimpiadas; si un arquitecto logra ser perfecto, gana prestigio y dinero en la vida; y si un bautizado hijo de Dios logra ser perfecto, gana el Reino de los Cielos, gana la Resurrección.

Si un deportista, por lograr cierta perfección, gana una medalla en las Olimpiadas, le da prestigio a su nación; si un arquitecto lograra un buen grado de perfección le hará mucho bien a sus clientes; y si un bautizado hijo de Dios avanza año con año en la perfección, le hará mucho bien a su familia, a su Iglesia, a su Estado y a su nación.
Por eso los invito en esta Cuaresma a luchar por ser perfectos, porque después de la lucha por ser perfectos viene el gozo, el bienestar y la paz.
El deportista, para ser perfecto, tiene el gimnasio y ahí se pasa horas y horas; el arquitecto, para ser perfecto, tiene la universidad en donde estudia, piensa y dialoga; y un bautizado, hijo de Dios, para ser perfecto tiene la oración y tiene a los pobres.
Para ser perfectos hay que dedicar tiempo todos los días para hablar con Dios, Él nos enseñará y motivará. Para ser perfectos es necesario practicar las obras de misericordia con los que sabes, con lo que tienes y con lo que puedes. Si luchamos por ser perfectos los pobres ganan, pero si no luchamos por ser perfectos los pobres pierden; la violencia es propia de los imperfectos y la fraternidad es propia de quien lucha por ser perfecto.

La soberbia es propia de los imperfectos y la humildad es propia de quien lucha por ser perfecto; la corrupción es propia de los imperfectos y la honestidad es propia de quien se esfuerza por ser honesto.

La gente que lucha por ser perfecto alcanzará el triunfo; por ello espero que seamos muchos en esta lucha: ¡ánimo! En esta Cuaresma luchemos por ser perfectos.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *