Para conocer sobre liturgia

abril 16, 2015

La identidad del coro parroquial (Primera parte)

Por: P. Modesto Lule msp / padremodestomsp@gmail.com

El anuncio de la Buena Nueva necesariamente debe ir acompañada de testimonio, sino resulta una farsa.

Como sacerdote, muchas veces he visto fallas de los coros en las celebraciones Eucarísticas. Por eso, quiero compartir con todos aquellos que forman parte de uno o tienen intención de formarlo, algunas directrices que nos ayuden a tener una mejor participación en la santa Misa. Que sea un festín para todos, tanto para los que presidimos, como para los que van cada domingo a llenar su alma de Dios. Antes, aclaro: no se sientan ofendidos ni lastimados, por lo que puedan leer.

La música y el canto en Misa

La música y el canto son esenciales en toda fiesta humana, y también en nuestras celebraciones litúrgicas. En la Misa no es un mero adorno o “para que salga bonita”, como lo pueden pensar algunos. Los cantos son oraciones hechas música, son palabra cantada. “Cantar es orar dos veces”, decía san Agustín. Por lo mismo, es sumamente importante que en cada Misa exista un coro que dirija los cantos propios para la celebración. Pero, son cuatro los puntos que todo integrante debe saber.

La evangelización

Para que el canto tenga en la celebración de la comunidad el lugar que les corresponde, es necesaria una buena preparación litúrgica y musical de quienes componen el coro. No solamente del coordinador, sino de todo el grupo. Pero muchas veces esta idea no es bien tomada por algunos y hace que la agrupación se desintegren muy pronto.

Cuando los integrantes no están evangelizados, pueden proponer cantos que no son católicos o no son los más indicados para el momento que se está celebrando. Al no conocer las partes de la Misa, puede entonar los que son tal vez “bonitos”, pero que no corresponden a la liturgia, o en casos peores, no son católicos. En su mayoría, son protestantes. De forma concreta, algunos son muy bellos, espirituales y realmente exquisitos si ustedes lo quieren ver así. Por eso hace falta tener un poco de reflexión al respecto, para ver las diferencias abismales. Urge una buena evangelización en los coros parroquiales.

El coro servidor

Que el coro siempre sea un servidor de la asamblea, no un “coro espectáculo”. Y lo digo con todas las palabras que esto implica, como el que solamente se reúne los domingos para cantar como solista. Convengo que los coros deban actualizarse, pero lo hacen muchas veces sin tomar en cuenta a los fieles que nos acompañan. Cada domingo interpretan cantos donde las únicas voces que se escuchan son las de los solistas, a veces ni la agrupación completa. Tal vez, muy bellos los cantos, pero el hecho de que sean nuevos para la gente se les hace imposible seguirlos; deben ser conocidos por los feligreses. Recuerden que una de las tareas de todo coro es enseñar cantos y ensayarlos con la asamblea. El coro debe servir, no presumir; dirigir, no lucir.

Llegar tarde, no ensayar, no prepararse musicalmente y vocalmente hace que la participación de los coros sea pobre y con menos fervor.

La improvisación

La improvisación, lamentablemente, es muy común en muchas comunidades; por lo mismo, empobrece la posibilidad de alabar al Señor. Llegar tarde, no ensayar, no prepararse musicalmente y vocalmente hace que la participación sea pobre y con menos fervor. Desde el que canta, que no tiene don para cantar y quiere quedarse sólo con un micrófono, hasta el que toca guitarra y no aprende bien, son a veces los culpables que una Misa no tenga buen “sabor”. Convengo que en la liturgia de la Iglesia hay momentos de penitencia, pero son periodos cortos, no todo el año.

Muchas veces más que devoción, los que cantan inspiran a otra cosa. Por otro lado, invitar a los que participan a ser disciplinados y ensayar por lo menos una vez a la semana. La improvisación acaba con el ambiente y distrae a la asamblea.

Tomar el coro como grupo social

El coro, más que dedicarse a acompañar en la asamblea con el canto, debe dedicarse a dar testimonio con sus acciones. El mismo grupo puede servir de gran polín para que más jóvenes se acerquen a la Iglesia, pero a su vez no debe existir una conciencia adormecida con el mero hecho de participar. El miembro del coro puede llegar a pensar que Dios le debe dar gracias por cantar en la Misa y que no tiene ningún compromiso de hacer algo más. Recuerden que muchas personas ponen en ustedes sus miradas y observan todos sus comportamientos. Lo ejemplar será siempre que todo el grupo tenga la intención de trasmitir un mensaje de fe por medio del canto, pero sobre todo por el testimonio. La forma de hablar, pensar y vestirse tiene que proyectar ese amor a Jesucristo. De igual manera, debe existir la intención de participar en la comunión. Puede resultar cuestionante mirar a un grupo de parroquia que participa en la Misa como coro, pero que a su vez no comulga. Y peor aún, si al terminar se les escucha decir palabras altisonantes y en doble sentido. ¿Y qué decir de los que sólo van por ver a la novia y después de la Misa hacen profesión explícita de su amor como si fueran matrimonio? El anuncio de la Buena Nueva necesariamente debe ir acompañada de testimonio, sino resulta una farsa.







  1. ADRIAN MARTINEZ BETANCOURT

    Hola… que tal. Yo Canto las Misas dominicales de mi comunidad y creo en realidad si es muy importante los ensayos antes de cada Selebrecion para que la Gente conosca los cantos que se van a cantar.


  2. JOAQUIN AMEZCUA CORNEJO

    Hacen falta mas artículos de este tipo. y sobre todo que los que participamos en coros los leamos y apliquemos. Aqui no se menciono el hecho de cantar cantos catolicos, toda vez que en las misas se utilizan cualquier cantidad de cantos de los hermanos esperados, y eso no es correcto.


  3. Claudia Escudero

    Hola que tal muy bueno el artículo yo tengo una pregunta, en donde puedo encontrar los lineamientos o reglas que debe tener un coro??. Es muy importante tener esa parte clara para precisamente no cometer errores en la celebración litúrgica. Gracias…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *