Iglesia y Sociedad

julio 28, 2019

¿La trata de personas, un crimen?

Pbro. Josafat Lozada González /Arquidiócesis de Tulancingo

Uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo.

Es más común escuchar hoy, en nuestra sociedad, expresiones de indiferencia ante los delitos y crímenes de hombres y mujeres con justificaciones irracionales o ignorantes que repercuten en un criterio a las nuevas generaciones, lo que crea una cadena de indiferencia que lesiona el crecimiento de nuestra sociedad.

Efecto de nuestra época de postverdad, donde cada quien cree que tiene libertad y derecho a su propia verdad, surge la realidad de que no todo es delito, crimen o maldad; hoy se considera que todo es libertad y todos tienen derechos sobre otros, sin importar los medios, sino solo los fines de su actuar.

Un crimen no tiene que hacernos entrar en duda o caer en indiferencia para enjuiciar; nuestra realidad social, a pesar del relativismo que se vive, debe conocer, decidir y actuar con criterio universal de verdad para formar la sociedad.

Uno de los temas mundiales de crímenes es la trata de personas, comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, mental, reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos o cualquier forma moderna de esclavitud contra la voluntad y el bienestar del ser humano.

Es un problema y uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo.

Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación.

La lucha contra la trata de personas no debe considerarse solamente responsabilidad de las autoridades, sino de todos, siendo conscientes del problema y asegurándose de que la penosa situación de las víctimas no pase inadvertida.

Al ser un crimen internacional contra la humanidad que viola los derechos humanos de la persona, también se le denomina la esclavitud del siglo XXI; una violación a los derechos humanos que atenta contra la libertad y la dignidad de las víctimas.

¿Por qué afirmar que la trata es un crimen? Porque el crimen es un delito grave o un acto que es penalizado por la sociedad; el crimen provoca una crisis que separa a la sociedad exigiendo una decisión sobre su castigo.

La trata de personas es un crimen contra la humanidad, pues es la suma de actos y ataques inhumanos generalizados o sistemáticos.

Concluimos entonces que sí es un delito la trata de personas y lo comete quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o para un tercero, a una persona por medio de la violencia física o moral; engaño o el abuso de poder para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados; esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre; o a la extirpación de un órgano, tejido o sus com- ponentes.

Trabajemos por una sociedad, todos hacemos la diferencia, pocos la indiferencia.

En México, de 2012 a 2017:

  • Las más afectadas son las mujeres y niñas, que suponen el 85 % de las víctimas.
  • Más de la mitad de las víctimas, el 55 %, se registraron en cinco entidades: Baja California (norte), Ciudad de México y Estado de México (centro), y Oaxaca y Chiapas (sur).
  • El 84 % de las víctimas son mexicanas y el 50 % de los delitos se dan en el mismo estado del que es originaria la víctima.
  • 133 víctimas han sido extranjeros, la mayoría del norte de Centroamérica.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *