Historia y tradicion

septiembre 14, 2018

Las cuelgas y el charape

Pbro. Sergio Rodríguez Hernández / Diócesis de Tula

En una comunidad de la Diócesis de Tula dan así gracias por el año que sirvieron como mayordomos.

Durante las festividades a San Nicolás de Tolentino, en una comunidad de la Diócesis de Tula varios de los días que dura el festejo son caracterizados por algunas ofrendas que son dadas por los mayordomos de la comunidad.

Dan así gracias por el año que sirvieron y reciben a las familias que se harán cargo de la encomienda.

En este tiempo, el santo patrono es recordado por su generosidad, es por ello que algunos de los signos de esta tradición son importantes dentro de la región y arraigados desde hace mucho tiempo.

Al inicio de la festividad, las diez familias que delegan la mayordomía regalan tamales y atole al término de la Misa de 6:00 horas el 10 de septiembre; más tarde, al medio día, las familias que reciben la encomienda ofrecen por su servicio “cuelgas”, que representan el pan que convidan a la comunidad en una especie de collar que se ofrece a los asistentes a la misa central.

Un día después, 11 de septiembre, ofrecen “charape”, un preparado de pulque con fruta; anteriormente este era ofrecido solo a los encargados de las haciendas, de donde provino el término “mayordomo” (mayor de la casa).

Las festividades terminan con el castillo, que también es ofrecido por un grupo de familias en agradecimiento a los favores recibidos por su santo patrono.

Se cree que algunos de los signos, como las cuelgas y el charape, representan a la Sagrada Eucaristía, siendo estos los que le dan forma al pan y al vino.

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *