CATEQUESIS

agosto 7, 2017

Límites en el apoyo familiar

 

Redacción / Red Familia

¿Hasta dónde debe llegar la ayuda de los nuestros? ¿Qué límites se deben marcar?

Al recordar cuándo fue la última vez que recibimos o dimos apoyo a algún miembro de la familia, descubrimos que fue cuando hubo un evento de vida importante, desde un festejo hasta alguna situación de tristeza o problemática, pero ¿hasta dónde debe llegar?El apoyo social que brinda la familia está relacionado con el bienestar y éxito de las personas a lo largo de su vida, aunque en algunas ocasiones la familia no cumple con su función de apoyo y sostén para con sus integrantes, la mayoría de las personas buscan la ayuda de algún pariente cercano cuando se encuentran en problemas.

Esto es necesario de acuerdo a la etapa en la que se encuentre nuestro familiar. Por ejemplo, en la infancia, los padres son la base más fuerte de seguridad para el hijo.

Durante la niñez, la seguridad afectiva es fruto del apoyo emocional por parte de los padres, y tal apoyo fortalece la autoestima y contribuye al éxito de los niños en la escuela y en su relación con sus iguales.

En la adolescencia, los sentimientos de ser estimados y apoyados por los padres están asociados con la salud física, emocional y mental de los jóvenes, así como la prevención de conductas de riesgo.

En la crianza y educación de un hijo, según los estudios, la buena relación matrimonial y la buena paternidad parecen también ir juntas, ya que se considera que el cónyuge es el apoyo primordial dentro de una familia para la crianza y educación de los niños.

En la vida adulta, el 80% de los cuidados se dan en la familia, usualmente por el cónyuge o los hijos.

El apoyo de la familia es muy importante para el sano desarrollo de las persona a lo largo de su vida, pero en muchas ocasiones las personas llegan a confundir el apoyo con la sobreprotección y quieren que se les resuelvan todos sus problemas; esto no es apoyo.

Los papás y hermanos pueden acompañar a sus papás en momentos difíciles y ofrecer su apoyo moral o económico incluso para salir airosos de alguna circunstancia eventual, pero no pueden pretender que sean ellos quien de manera permanente resuelvan la vida.

Es viable fortalecer los lazos de unión entre todos los miembros de la familia y dejar que entre todos surjan los apoyos necesarios sin que se demerite el esfuerzo de cada uno para enfrentar y resolver sus problemas.

Para no caer en confusiones

Red Familia comparte algunas sugerencias para que esto no suceda:

• No invadir el espacio de algún familiar de manera habitual y argumentar que es “apoyo”.

• No depender económicamente por siempre de nuestros padres escudándonos en que nos “apoyan”.

• Saber que quitar responsabilidades a un familiar sólo lo perjudica.

• Recordar que el “apoyar” es impulsar a una persona a conseguir algo que favorezca su desarrollo personal.

• Los padres de familia deben marcar límites en situaciones de riesgo.

• Se deben exponer y responsabilizar las consecuencias de cada acto.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *