JÓVENES

octubre 18, 2018

Los jóvenes y San Juan Pablo II

Por: Pbro. Luis Ángel Zamora Almaraz / Arquidiócesis de Tulancingo

A lo largo de la historia de la Iglesia hemos contado con la bendición de grandes Papas que han dejado huella en el mundo, y uno de ellos fue San Juan Pablo II, quien puso de relieve la importancia de la evangelización de los jóvenes en diversos momentos de su ministerio petrino.

1. Ser joven y ser llamado

La dura situación que le tocó vivir durante la Segunda Guerra Mundial le hizo ser un joven con sed de cosas grandes, con una resistencia a ser un joven común y corriente, es por eso que durante su etapa de universitario, entre el trabajo, la escuela y el teatro, escuchó la voz de Dios que le llamaba a darlo todo.

Entró al Seminario y recibió la ordenación sacerdotal a los 26 años de edad. Sin duda sabía lo que significaba dar ese paso de consagración total desde esa etapa de la vida y en adelante.

2. Formar a Jesús en el corazón de los jóvenes 

Después de haber sido ordenado ejerció su ministerio en diversas parroquias, fue capellán de los universitarios y profesor en la Universidad, dónde no solo infundía la ciencia en los jóvenes, sino que también atizaba en ellos la llama de la fe.

Supo formar en el corazón de los jóvenes que le rodeaban, una vivencia actual del Evangelio.

3. No tengan miedo de abrir las puertas del corazón a Cristo

Desde el inicio de su pontificado, los mensajes a los jóvenes fueron punzones que despertaban la consciencia relajada de algunos de ellos. Supo presentar a Jesús como aquel tesoro escondido que se ha encontrado y para obtenerlo vale la pena dejarlo todo.

Para Juan Pablo II los jóvenes son «el porvenir del mundo, la esperanza de la Iglesia, ustedes son mi esperanza», así lo dijo en el primer saludo después del Ángelus que como pontífice dirigió al mundo, el 22 de octubre de 1978, y mostró allí la confianza que sobre ellos depositaba.

4. Las Jornadas Mundiales de la Juventud

No obstante las incontables muestras de afecto y cercanía con los jóvenes quiso reunirse de un modo especial con ellos, con el rostro joven de la Iglesia, por ello en el marco del Año Internacional de la Juventud, proclamado por la ONU en 1985, anunció el 7 de abril, al finalizar la bendición Urbi et Orbi del Domingo de Pascua, la institución de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Además en ese mismo año (1985) publicó la Carta Apostólica Dilecti Amici sobre el valor y sentido de la juventud.

Cabe resaltar que los mensajes de las jornadas son ya un buen itinerario catequético para los jóvenes. Les regaló el signo de María y la Santa Cruz, y les dijo: «Les confío… la cruz de Cristo, llévenla al mundo como signo del amor del Señor Jesús por la humanidad y anuncien a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado está la salvación y la redención». (Mensaje del 22 de abril de 1984)

5. Ser joven por siempre

Juan Pablo II siempre fue un joven que arrasaba con su vitalidad a pesar de su edad física. Como todo joven, era dinámico, porque el Espíritu de Dios te lleva al movimiento a salir de ti, y es por eso que realizó 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 por el interior de este país.

Además, como obispo de Roma visitó 317 de las 333 parroquias romanas, en cada viaje procuraba dedicar un mensaje a los jóvenes animándolos a seguir a Jesús e instaurar así la “Civilización del Amor”, no obstante su edad y cansancio siempre tenía fuerza para cantar, reír, escuchar, enseñar y orar con y por los jóvenes.

La relación de este gran Papa con los jóvenes debe ser un estímulo para que tú que eres joven te sientas llamado como él y dejes formar, y formes, en otros hermanos la imagen de Jesús para no temer abrirle las puerta del corazón a Jesús, para hablar de Jesús en todo momento y en cada circunstancia para dejar atrás el hombre viejo y vestirte del hombre nuevo del hombre siempre joven que se deja guiar por el espíritu de Dios.

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *