CATEQUESIS

junio 8, 2018

Los mandamientos

Pbro. Usbaldo Castaño Zapata / Arquidiócesis de Tulancingo

Basta verlos como medios que Dios nos da para orientar nuestra existencia.

Un día le preguntó un joven a Jesús: ‘Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?’. Jesús le contestó: ‘Si quieres entrar en la vida eterna, cumple los mandamientos’. Añadió Jesús: ‘Si quieres ser perfecto, ve vende lo que tienes y dáselo a los pobres’» (Cfr. Mt 19,16-21).

«Un fariseo le preguntó: ‘¿Cuál de los mandamientos es el más importante?’. Jesús resume entonces la ley y los profetas en dos preceptos: ‘Ama a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con todas tus fuerzas y al prójimo como a ti mismo’» (Mt 22,36-40).

Los mandamientos son de suma importancia en la vida del cristiano, estos están puestos por Dios desde el Antiguo Testamento (AT) (Ex 20,2-17 y Dt 5,6-21).

El pueblo de Israel consideraba que eran fuente de sabiduría para ellos; ¿qué Dios ha dado a su pueblo mandamientos tan sabios como el Dios de Israel a nosotros?

En ocasiones tomamos los mandamientos como una carga legalista difícil llevar y dejamos de ver que son medios que Dios nos da para orientar nuestra existencia.

Un GPS (por sus siglas en ingles) es un sistema de posicionamiento geográfico y sirve para saber dónde estamos, además nos permite desplazarnos a un sitio de destino.

Los sacramentos son algo parecido, a través de ellos podemos saber dónde estamos existencialmente hablando y nos permiten ir con seguridad a nuestro destino final que es Dios, por eso podríamos decir que los mandamientos son un EPS (sistema de posicionamiento espiritual).

Los diez mandamientos, por expresar los deberes fundamentales del hombre hacia Dios y hacia el prójimo, son prácticamente inmutables y su obligación vale siempre y en todas partes; están grabados en el corazón del hombre.

Compartiré con ustedes breves reflexiones sobre cada uno de los mandamientos en los próximos números.

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *