Articulo

octubre 3, 2017

Los niños Cristóbal, Antonio y Juan; protomártires de América

Mons. JuanPedro Juárez Meléndez / Obispo de Tula

Después de la canonización de José Sánchez del Río, en octubre de 2016, México tiene tres nuevos santo 

Tlaxcala, cuna de la evangelización, es bendecida nuevamente con tres santos mártires de los comienzos de la evangelización.

Cristóbal

Nació en Atlihuetia, actual estado de Tlaxcala, en el entonces Virreinato de la Nueva España. Fue hijo del cacique Acxotecatl. El niño fue educado por los frailes franciscanos en la primera escuela catequética que ellos fundaron entre 1524 y 1527. Tras bautizarse, exhortaba a su padre y a su familia para que dejaran la embriaguez y la adoración de ídolos, lo que causaba ira de su progenitor. A los 12 años, producto de los golpes y quemaduras provocadas por su propio papá, Cristóbal murió, no sin antes perdonarlo.

Antonio y Juan

Nacieron en el pueblo de Tizatlán, entonces parte del señorío de Tlaxcala. Fueron educados por franciscanos en la misma escuela que Cristóbal. Cuando llegaron los dominicos para evangelizar la Antigua Antequera, hoy Oaxaca, los llevaron consigo como intérpretes y pequeños misioneros. Mientras predicaban a los indígenas de Cuahutinchan, hoy estado de Puebla, los niños recolectaban a los ídolos en los poblados de la región para luego destruirlos. En 1529, pobladores enfurecidos los sorprendieron y mataron a palos, arrojándolos a un barranco.

Causa de canonización

Con gran ilusión, el primer obispo de Tlaxcala, Mons. Luis Munive Escobar, inició la causa de canonización en 1977 con las siguiente referencia: “En nuestra Iglesia urgen santos”. La tarea de presentar a la niñez, a los adolescentes y jóvenes unos modelos de pequeños discípulos misioneros de Jesús fue continuada por el segundo obispo, Mons. Jacinto Guerrero Torres, y llevada a feliz término por el tercero en el orden, Mons. Francisco Moreno Barrón.

Llevados a los altares

Cristóbal, Antonio y Juan son y serán vistos en los altares a partir de su canonización en Roma el 15 de octubre, lo que nos recuerda que hace 500 años, al padecer el martirio por la fe, los convirtió en las primicias de la evangelización fundante, realizada por los primeros misioneros franciscanos en tierras tlaxcaltecas.

Legado de los niños santos

Como parte del trabajo evangelizador de aquel tiempo, los Niños Mártires destruían los ídolos de su tierra y cultura, esto nos invita hoy a la destrucción de los ídolos contemporáneos: materialismo, relativismo, secularismo, la idea de un cristianismo fácil y sin compromiso, los ídolos del tener, del placer, del poder y de la fama, que hacen a un lado los valores de la persona humana, su trascendencia y dignidad.

Referentes en México 

Se debe motivar a nivel de toda la Iglesia que peregrina en el país la devoción hacia ellos, ya que el papa Francisco, el 21 de mayo de 2016, los declaró Patronos de la Niñez Mexicana. No queramos un camino distinto para nosotros. Esto nos compromete a promover su devoción y ejemplo para todos, pero particularmente para los niños y adolescentes.

Reconocimiento de su causa

  • 1982. Año en el que se inició el proceso de beatificación.
  • 3 de marzo de 1990. Fueron proclamados mártires oficialmente.
  • 6 de mayo de 1990. Beatificados por San Juan Pablo II en la Basílica de Guadalupe.
  • 23 de septiembre. Fecha en la que se celebra su fiesta litúrgicamente.

 

 

 

 

 

 

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *