Editorial

noviembre 11, 2015

Mariguanolandia

Mons. Domingo Díaz Martínez exhorta a la comunidad a organizarse para defender a los niños, adolescentes, jóvenes y familias de las iniciativas que se han propuesto en México para legalizar un producto nocivo para la salud.

Leemos en los diarios, escuchamos en la radio y vemos en la televisión la ambición de hermanos mexicanos con significativos deseos de favorecer la mariguana.

Ante estas amenazas propongo nos preparemos para defender a nuestros niños, adolescentes y jóvenes; y también para defender a nuestras familias.

Propongo nos unamos y nos organicemos. Promuevan o no promuevan la mariguana nosotros vamos a unirnos y a organizarnos para que nuestra colonia no se convierta en mariguanolandia y podamos vivir en paz.

Muchas de nuestras familias que viven en las comunidades sufren muchos problemas porque alguno o algunos de sus integrantes ingieren sin control bebidas embriagantes.

Ahora bien, si por obtener mejores impuestos o por obtener jugosas ventajas favorecen la mariguana, a nuestras familias se les duplicarian los problemas; propongo nos unamos y nos organicemos para actuar y lograr entre muchos que nuestra comunidad no se vaya a convertir en mariguanolandia.

En nuestras parroquias y municipios existen ciudadanos hermanos nuestros que gastan su salario en cigarrillos, bebidas embriagantes y en adelante tendrán la tentación de invertir su salario en la mariguana; por lo tanto, la pobreza aumentará.

Propongo nos unamos y nos organicemos para luchar porque nuestras parroquias y nuestros municipios no se vayan a convertir en mariguanolandia.

El alcohol ha provocado muchos accidentes viales, enfermedades y problemas sociales; el cigarrillo ha provocado el cáncer y enfermedades pulmonares; a todo esto se van a sumar los males que causará el consumo de la mariguana, por eso sugiero nos unamos y nos organicemos con el fin de impedir que algunos lugares de nuestras ciudades se vuelvan mariguanolandia.

 

 






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *