JÓVENES

enero 10, 2020

Mi opción es Cristo, mi estilo Don Bosco

Por: Oliver Hernández García / PAJ Tulancingo

Los jóvenes eran explotados y el salario demasiado bajo, algo que los orillaba a cometer delitos como robo, asalto e incluso el asesinato con tal de poder sobrevivir y por falta de oportunidades; las cárceles se encontraban llenas de jóvenes en condiciones de abandono.

Don Bosco, al darse cuenta de la desigualdad y las condiciones de vida en la que se encontraban, decidió rescatarlos y mejorar sus condiciones de vida.

Como esta, don Bosco hizo un sinfín de acciones a favor de los jóvenes, acciones y muestras de amor al sector de la sociedad siempre importante para la Iglesia.

Oratorio

Don Bosco dio vida al Oratorio de San Francisco de Sales y Valdocco, era el espacio de encuentro que en un principio fue dominical y más tarde cotidiano, en él se reunían los jóvenes que quisieran pasar un momento de sana alegría a través de juegos y concursos donde se fomentaba convivencia, compañerismo y trabajo en equipo.

Una pensión con escuelas de arte, oficios donde enseñaba y buscaba trabajos dignos para muchos de ellos, para lo cual hacía que los patrones firmaran con él tratados que garantizaran los derechos de los muchachos reduciendo las jornadas de trabajo y mejorando sus salarios.

Sistema preventivo

Su método partía desde un síntesis original y personal de humanismo y fe cristiana que refleja en la frase “Buen cristiano y honrado ciudadano”; evangelizar educando y educando evangelizando, buscar el bien de la humanidad y de la religión, honrado ciudadano y buen cristiano, según las necesidades de los tiempos, todo esto basado en el amor, razón y religión.

Amor no es debilidad, ni sentimentalismo, ni sensibilidad incontrolada, sino aplicación emotiva iluminada y purificada siempre por la razón y la fe. El amor del educador siempre debe de estar iluminado por las ciencias humanas (psicología, sociología, filosofía) y religiosas (teología, biblia, catequesis).

Sueños

Desde pequeño su vida fue marcada por sueños que constantemente tenía, los cuales despertaban su inquietud por la vida sacerdotal, algunos predecían acontecimientos en su vida cuando se trataba de tomar decisiones, otros fueron predicciones del mundo.

Dentro de los sueños que tuvo destaca el de los nueve años: “En el sueño me pareció estar junto a mi casa, en un paraje bastante espacioso, donde había reunida una muchedumbre de chiquillos en pleno juego. Unos reían, otros jugaban, muchos blasfemaban. Al oír aquellas blasfemias, me metí, en medio de ellos para hacerlos callar a puñetazos e insultos. En aquel momento apareció un hombre muy respetable, de varonil aspecto, notablemente vestido. Un blanco manto le cubría de arriba abajo; pero su rostro era luminoso, tanto que no se podía fijar en él la mirada.

Me llamó por mi nombre y me mandó ponerme al frente de aquellos muchachos, añadiendo estas palabras: ‘No con golpes, sino la mansedumbre y la caridad deberás ganarte a estos tus amigos. Ponte, pues, ahora mismo a enseñarles la fealdad del pecado y la hermosura de la virtud’.

Juan Bosco le indagó: ‘¿quién eres y por qué me hablas de este modo?’, a lo que respondió el Señor: ‘Yo soy el Hijo de aquella a quien tu madre te acostumbró a saludar tres veces al día’. Don Bosco sabía que ese sueño lo cambiaria para toda la vida, pero debía de continuar trabajando para poder discernir y concretar lo que lo llevó a ser sacerdote.

Congregación salesiana

Don Bosco, ante la necesidad de continuar con evangelización con los jóvenes más pobres y abandonados, decide fundar la congregación salesiana dedicada en su totalidad a ellos. Su nombre oficial: Sociedad de San Francisco de Sales, en referencia al santo que su fundador eligió como modelo por su amabilidad y fuerza evangelizadora. Comúnmente se les conoce por Salesianos de Don Bosco o simplemente Salesianos.

En la acción directamente educativa, sus obras son muy diversas, pero predominan los oratorios y centros juveniles, las escuelas de diversos grados y los centros de formación profesional; también las casas de acogida para jóvenes en dificultad, universidades y centros de catequesis y pastoral.

Devoción por Don Bosco

Considerado como apóstol de los jóvenes y presencia de los salesianos por todo el mundo, se ha convertido en un santo con notable popularidad; recientemente en la pasada Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), celebrada en Panamá, fue patrono de esta festividad, considerado como el santo de los jóvenes.

Se le considera patrono de los jóvenes, editores católicos, actores, cineastas, magos, cirqueros, ilusionistas y catequistas. Sin duda un santo que dedicó su vida entera por el bien de los más necesitados llevando el Evangelio y proclamando un Cristo vivo.

Datos biográficos:

  • Juan Melchor Bosco Ochienna, mejor conocido como Don Bosco, un santo, sacerdote y pedagogo, nació el 16 de agosto de 1815 en Turín (Italia), y murió el 31 de enero de 1888 a los 72 años.
  • Fundador de la congregación salesiana en honor a San Francisco de Sales y la Asociación de María Auxiliadora (ADMA).
  • Fue ordenado sacerdote el 5 de junio de 1841.
  • En 1890se abrió el proceso de beatificación y canonización de Don Bosco. El 2 de junio de 1929 (39 años después), Don Bosco fue proclamado beato y el 1 de abril de 1934 (44 años después) fue canonizado por el Papa Pío XI. Más tarde, San Juan Pablo II lo declaró “padre y maestro de la juventud”.





0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *