Noticias

marzo 16, 2016

Mons. José Hiraís Acosta Beltrán trabajará por la justicia, la paz y la solidaridad

Por: Filiberto Monter Santiago

“Procuraremos, con la ayuda del Señor, continuar descubriendo y valorando los signos de la presencia de Dios en nuestra cultura y en nuestras tradiciones que son comunes en nuestros pueblos indígenas y mestizos”, expresó Mons. José Hiraís Acosta Beltrán en su primer mensaje a su comunidad tras su consagración episcopal.

 El octavo obispo de Huejutla se mostró contento al recibir su nueva encomienda, pero a la vez comprometido en asumir el nuevo reto, ya que en sus palabras “todos somos indignos por nuestra condición de seres humanos”.

 Al tiempo que anunció a su pueblo que caminarán juntos de acuerdo al Plan Diocesano de Pastoral, con el objetivo de la búsqueda del bien común; así como trabajar por la justicia, la paz y la solidaridad.

 La consagración episcopal tuvo lugar el pasado lunes 13 de marzo en las instalaciones de la feria del municipio sede, sitio que albergó a más de 5 mil personas de la Sierra y la Huasteca de Hidalgo, entre obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas, autoridades civiles y laicos que acudieron a darle la bienvenida a su nuevo pastor.

Dentro de la Eucaristía se dio lectura a la Bula por la cual el papa Francisco nombró al Pbro. José Hiraís como pastor de esa Iglesia particular, ante la presencia del nuncio apostólico en México.

 Mons. Christophe Pierre, en su homilía, pidió al elegido por Dios ser buen pastor para las ovejas que conforman la diócesis de Huejutla: “Desde la bondad y la disponibilidad, sé proximidad y acogida, para que quienes lleguen a tu puerta, encontrándola siempre abierta, experimenten la paternidad de Dios y comprendan que la Iglesia es madre que siempre ama”.

 Al tiempo que le pidió acompañarse siempre de los sacerdotes, ya que si a él lo eligieron no fue para alejarse, sino para estar con ellos y para juntos estar con Cristo.

 Como parte del rito, al consagrado le fueron impuestas las manos de parte del nuncio y los obispos concelebrantes, entre ellos: Mons. Domingo Díaz Martínez, Arzobispo de Tulancingo; Mons. Salvador Rangel Mendoza, Obispo de Chilpancingo-Chilapa; Mons. Oscar Roberto Domínguez Couttolenc, Obispo de Ecatepec; Mons. Juan Navarro Castellanos, Obispo de Tuxpan; Mons. Eduardo Cervantes Merino, Obispo de Orizaba; y Mons. Juan Pedro Juárez Meléndez, Obispo de Tula.

 Así como los eméritos: Mons. Salvador Martínez Pérez (Sexto obispo de Huejutla) y Mons. Juan de Dios Caballero Reyes (Quinto obispo de Huejutla).

 Después fue ungido en la cabeza, se le entregó el anillo de pastor, se le impuso la mitra y le fue otorgado el báculo pastoral, signos que le confieren regir a la Iglesia que se la ha confiado.

Cabe mencionar que la celebración fue muy colorida en su haber, ya que gran cantidad de indígenas se dieron cita con vestimentas tradicionales y artículos propios de la región.

 Además de bailables que ofrecieron durante ciertos espacios del evento religioso y la pronunciación en náhuatl de lecturas y mensajes que fueron leídos por algunos sacerdotes durante la Eucaristía.

 Cabe mencionar que previo a la consagración episcopal, en la catedral de Huejutla Mons. José Hiraís emitió su juramento ante la presencia del presbiterio, obispos y feligresía.

 El octavo obispo de Huejutla es oriundo de Calnali, tiene 49 años de edad y fue ordenado sacerdote el 11 de junio de 1993; entre otros cargos fue rector del Seminario Menor, miembro del Tribunal Eclesiástico Diocesano y administrador diocesano de Huejutla tras el traslado de Mons. Salvador Rangel Mendoza a la Diócesis de Chiplancingo-Chilapa.

 Mons. José Hiraís Acosta Beltrán fue nombrado obispo de Huejutla, por Su Santidad Francisco, el 28 de enero de 2016.






0 Comments


Seras el primero en commentar!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *