Resena

Fuente: Internet

El año cerró con un filme que puede fortalecer nuestra capacidad del bien y de los valores fundamentales. Auggie Pullman es un pequeño niño con gran corazón, sufre de una malformación en su cara y ha pasado por muchas cirugías para tener un aspecto que le pueda hacer entrar en el común de las personas.

La trama de la película, apta para toda la familia, puede mover a la reflexión, a preguntarse sobre la aceptación, la inclusión y sobre la capacidad de salir adelante ante las dificultades.

El cuadro se completa con la participación de sus padres caracterizados por Julia Roberts y Jacob Tremblay, quienes con una gran actuación sensibilizan al público y mueven emociones.

Recomendada.



Acerca del autor

Redacción